Estar en forma sin ir al gimnasio: actividades para hacer ejercicio

En forma sin ir al gimnasio

Cada mes pagas la cuota del gimnasio religiosamente. El firme propósito de que este año sí vas a ir se va desvaneciendo con los meses hasta que se acerca la operación bikini y la intención de conocer tu gimnasio llega a su punto álgido. Pero siempre te surge algo más importante que hacer. ¿Verdad?

Aunque sigas esperando que algún estudio científico avale tu incapacidad natural para cruzar la puerta de tu gimnasio y te libere finalmente de pagar la cuota mensual sin remordimientos, es recomendable que no hagas la espera en el sofá.

Beneficios del ejercicio físico y actividades para realizarlo

Es indudable que practicar ejercicio físico no sólo es recomendable, sino absolutamente necesario para disfrutar de buena salud y mejorar la calidad de vida. No hace falta que te conviertas en una deportista de élite, pero si mantienes tu cuerpo en forma con un ejercicio moderado te sentirás también mucho mejor anímicamente. Uno de los beneficios que aporta el ejercicio físico es que te hace sentir más segura de ti misma.

Si aún no has asumido la actividad física en tu vida, es hora de que vayas planteándotelo. Busca una actividad que te atraiga, conviértelo en algo divertido y verás cómo después de un tiempo necesitarás moverte más.

Hay actividades muy atractivas que pueden interesarte: desde los deportes tradicionales como tenis, baloncesto, fútbol o balonmano, hasta natación, patinaje, esgrima, equitación o montañismo. Son sólo algunas de las propuestas, elige la que mejor se adapte a tu vida y, hasta que te decidas, te proponemos algunas actividades diarias que te pueden ayudar a iniciarte en el mundo del bienestar.

Cómo estar en forma: actividades cotidianas alternativas al gimnasio

Andar en bici

Porque el ejercicio físico no empieza ni acaba en el gimnasio puedes probar por modificar algunas costumbres cotidianas.

Aparca el coche. Puedes acudir al trabajo caminando, o si está demasiado lejos opta por el transporte público y bájate dos paradas antes. Empezarás la jornada con más energía.

Ascensor fuera de servicio. Hazte a la idea de que el ascensor está averiado y utiliza las escaleras. Es una forma excelente de moldear tus piernas sin darte cuenta.

Las bicicletas no son sólo para el verano. Empieza a usar la bicicleta como medio de transporte. Para ir a trabajar, para ir a tomar algo con tus amigas... Verás cómo ese trasto que tenías aparcado en la terraza pronto se convierte en un imprescindible para ir a cualquier lado.

Bailando. Aprovecha tus ratos de soledad en casa para ponerte tu música preferida y baila. Baila una media hora y liberarás las tensiones de todo tu cuerpo.

Camina. Sin otro objetivo y si puedes, camina cada día. Puedes dar una vuelta por el parque a solas con tus pensamientos o escuchando música. Es una buena forma de relajarse mientras te pones en forma.

Estos cambios de hábito son muy sencillos y tu cuerpo se acostumbrará enseguida a estar más activo. No se trata de machacarte en el gimnasio o de practicar un deporte hasta quedar agotada. Se trata de sentirte a gusto contigo misma. Y si a estos sencillos trucos le añades el compromiso de una alimentación saludable, te sentirás liberada, más ágil y rápida, más sana y por lo tanto con más fuerzas para ser la persona que quieres ser.

Laura Sánchez  •  martes, 8 de mayo de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Galería

  • 7 looks de Reese Witherspoon para hacer deporte divina

    7 looks de Reese Witherspoon para hacer deporte divina

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x