¿Qué hacer para evitar las discusiones de pareja?

 Discusiones


Cuando uno no quiere, dos no se pelean. Por eso, en parte eres responsable del comportamiento de tu pareja y puedes influir en él. Si no deseas tener una discusión, puedes evitarla. Cuando tu pareja hace algo que te molesta seriamente, lo mejor es que te relajes, cuentes hasta diez antes de contestar y siempre pensando bien lo que se va a decir.

No puedes no comunicarte con tu pareja, siempre estamos comunicando algo con nuestra conducta. Por ejemplo, si llegas a casa y, sn saludar, te sientas a leer, estás comunicando enfado o indiferencia... Hy que cuidar la comunicación no verbal tanto o más que la verbal. Recuerda que la buena comunicación es aquella que permite que el otro perciba lo que queremos comunicarle. Por eso, sería conveniente que siguieras estos pasos:

Especifica lo que te gusta y lo que te desagrada de la conducta de tu pareja, poniendo énfasis, eso sí, en lo que te agrada. Pon ejemplos concretos.

Haz peticiones pero no exijas. Las peticiones muestran respeto por el otro y así es más fácil que tu pareja quiera colaborar.

Haz preguntas y sugerencias, no acusaciones. Las acusaciones ponen a la gente a la defensiva y raramente ayudan a encontrar soluciones.

No adivines el pensamiento del otro, es mejor que se lo preguntes.

Habla de su comportamiento, no de lo que es. El objetivo es cambiar conductas y poner etiquetas negativas dificulta la comunicación. Céntrate en el tema del que estáis tratando.

Plantea los problemas, no los acumules. Si no los vas afrontando, el resentimiento te hará explotar en el momento menos oportuno.

Escucha al otro cuando habla. No le interrumpas.

Acepta tus fallos o tus responsabilidades. No presentes contraquejas cuando te las planteen. Recuerda que tienes derecho a cometer errores o a tener limitaciones.

Ofrece soluciones. Trata de llegar a un acuerdo.

Pregunta a tu pareja qué ha entendido, por si fuese necesario explicárselo con más claridad.

Hazle ver que le has entendido, resumiendo a tu manera el contenido de sus mensaje y peticiones.

Evita hacer críticas o comentarios negativos y utilizar el sarcasmo o la ironía.

Pregúntale qué puedes hacer para mejorar las cosas.

Expresa tu satisfacción por las cosas que ha hecho tu pareja y que te agradan.

Interésate por sus actividades.

Céntrate en lo actual y no saques a relucir problemas pasados.

Busca un ambiente cálido y apropiado para hablar de cosas que suelen ser conflictivas, con tranquilidad e intimidad: música, con bebida...

Sorprende a tu pareja de vez en cuando con algo agradable, comprándole un detalle que le guste, etc.

No te sientas obligada a contarle todo. No le digas verdades que pueden hacerle daño sobre cosas que ya no pueden cambiarse. Os sentiréis mucho mejor si las ignoráis.

Elena Moreno  •  martes, 26 de noviembre de 2013

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • Kuky
    Kuky

    Valoración usuario

    Valoración: 0

    27/01/2010 13:36

    Buenos consejos, realmente a veces no acaloramos demasiado en las discusiones, a veces incluso nos podemos llegar a perder el respeto. Debemos intentar ponernos más veces en la piel del otro y no anticiparnos a hacer juicios. Cualquier tema, debe tratarse desde el respeto y el cariño a nuestra pareja, no desde nuestros primeros impulsos.

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x