Lena Dunham, Hannah Horvath en 'Girls': una mujer sin complejos, una mujer real

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

13 de mayo. La mujer del día es hoy Lena Dunham, creadora y protagonista de la exitosa serie televisa "Girls". En el día de su cumpleaños queremos felicitar a esta mujer sin complejos que no está dispuesta a vivir constreñida en los cánones estéticos. Un modelo de mujer real, sin prejuicios, tan imperfecta como maravillosa.

Lena Dunham, una belleza real salida de 'Girls'

En Lena Dunham se funden su personalidad y su personaje en la serie "Girls" como pocas veces ocurre en el mundo televisivo. En tan solo un par de años, Lena Dunham o Hannah Horvath se ha convertido en un modelo para toda una generación. Ella no es necesariamente un ejemplo a seguir, no es la mujer envidiada y admirada, no es el sueño de toda mujer al estilo de Carrie Bradshaw. Y es que las comparaciones de "Girls" con "Sexo en Nueva York" son inevitables.

Si todas quisimos ser en algún momento de nuestra vida Carrie Bradshaw, la realidad es que todas somos Hannah Horvath. Porque el personaje de Lena Dunham encarna a esa mujer joven, imperfecta, sobreviviendo en un mundo en crisis, sin grandes perspectivas de futuro, sin aspiraciones de éxito. Una rara avis en los shows televisivos porque lo cotidiano no suele ser precisamente lo que demandan los telespectadores.

Sin embargo, la naturalidad y el realismo de Lena Dunham ha arrasado hasta convertirse en un icono socio cultural. En su serie "Girls" no aparece el Nueva York glamuroso de las chicas de "Sexo en Nueva York", ni los cuerpos perfectos de mujeres guapas, delgadas y estilosas que compran "manolos", ni tampoco los galanes enfundados en el traje de príncipe azul. Los personajes de "Girls" son personajes reales, de carne y hueso, tan disfuncionales como la mayoría de los mortales.

Destaca de Lena Dunham su falta de pudor a la hora de mostrar un cuerpo desnudo que no entra dentro de los cánones estéticos. Ella no tiene prejuicios ni estéticos, ni culturales. Ella se atreve a mostrar un mundo real, imperfecto, con relaciones tóxicas, con sexo desafortunado, con empleos precarios, con dudas, con errores. Una mujer a la que no se le puede negar la naturalidad ni el ingenio.