Miranda Kerr, ¿una mujer machista o liberal?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

La mujer del día es hoy Miranda Kerr. En el día de su cumpleaños, 20 de abril, queremos felicitar con una tarjeta de reflexión a esta mujer de éxito que un día afirmó "hay cosas que se consideran machistas que a mí no me disgustan" y hoy muestra, en plena soltería, su lado más liberal.

Nos quedamos con su segunda cara, pero no podemos dejar de preguntarnos si no será Miranda Kerr una de esas mujeres que se modelan a gusto de su hombre.

El matrimonio de Miranda Kerr

La modelo australiana Miranda Kerr ahora es una soltera feliz. Una soltera que disfruta de su libertad y que está dispuesta a probar cosas diferentes. Una mujer moderna que no descarta acostarse con otras mujeres si así se lo pide el cuerpo. Aplaudimos el carácter liberal de Miranda, pero nos sorprende porque hace unos cuantos meses no decía lo mismo.

Al más puro estilo de la cantante Shakira, que afirmó que estaba encantada con el carácter celoso y posesivo de Piqué, Miranda Kerr hablaba de su relación con su entonces marido, Orlando Bloom. La modelo estaba convencida de que "hay que dejar al hombre ser hombre", un presupuesto con el todas estamos de acuerdo si no viniera seguido de una explicación del papel de la mujer en la relación de pareja.

Según el ángel de Victoria Secret, la mujer debe pedir ayuda al hombre para que éste se sienta seguro y valorado. Tal vez Miranda no lo consiguió, tal vez no logró ser tan sumisa y complaciente con su marido o tal vez él se cansó de su papel de mujer ingenua y desvalida. Y es que no sabemos cuál fue el motivo de su ruptura matrimonial, pero por sus declaraciones está claro que no se trataba de un matrimonio en igualdad.

Sea como sea, esperamos que esta metamorfosis de Miranda Kerr de mujer anticuada a mujer moderna sea duradera. Y así, le deseamos toda la suerte del mundo en su andadura de soltera y si vuelve a enamorarse, por favor, que no vuelva a convertirse en una de esas mujeres que con su actitud perpetúan los estándares machistas.