6 infalibles trucos para volver a poner blancos los calcetines

Remedios caseros para blanquear las manchas de los calcetines

María Fernández

Los 6 infalibles trucos para volver a poner blancos los calcetines

Seguro que alguna vez tu madre te dijo: ‘No andes descalza con calcetines claros, que luego es imposible volver a ponerlos blancos’. Lo último que queremos es contradecir a tu madre, pero debes saber que no es tan imposible, al menos si sigues estos sencillos consejos.

Toma nota de estos 6 infalibles trucos para volver a poner blancos tus calcetines. ¡Los dejarás como nuevos!

1 Blanquea tus calcetines con limón

Si tienes un limón por casa (algo altamente probable), no tienes excusa para llevar los calcetines sucios. Gracias a su acidez, no solo podrás acabar con las manchas sino también con el mal olor.

Para este remedio casero de limpieza, pon un poco de agua tibia en un barreño y añade detergente. A continuación, echa unas gotas de limón e introduce los calcetines. Asegúrate de que están completamente sumergidos en el agua para que se quiten todas las manchas. Déjalos dentro durante media hora, enjuágalos y déjalos secar.

2 Bicarbonato para volver a ponerlos blancos

Se le pueden sacar mil y un usos diferentes al bicarbonato, incluido el blanqueamiento de unos calcetines sucios.

Para que tus calcetines parezcan nuevos de nuevo, introdúcelos en un barreño con agua tibia y una cucharadita de bicarbonato. Déjalos durante media hora dentro. Puedes cepillar sobre las manchas para asegurarte de que vuelven a estar blancos. Evita el agua demasiado caliente porque tus calcetines podrían perder elasticidad.

Consejos para lavar tus calcetines

3 Agua y sal, así de fácil

Si con el paso del tiempo tus calcetines se han ennegrecido o tienen manchas amarillentas provocadas por el sudor, toma buena nota de este remedio casero tan sencillo de aplicar.

Echa bastante agua en un barreño, cerca de 1 litro, y añádele un par de cucharadas de sal. Remueve bien e introduce los calcetines que quieres recuperar. Déjalos dentro durante una media hora y antes de ponerlos a secar enjuágalos para que se vayan los restos de la sal.

4 Tus calcetines necesitan un buen cepillado

Sí, lo que lees. A veces los calcetines también necesitan que los cepillen. Puedes utilizar un cepillo para la ropa, que puedes comprar en cualquier tienda, o utilizar un cepillo de dientes viejo que tengas por casa. Antes de meter el calcetín en la lavadora, cepilla bien las zonas sucias con un poco detergente para la ropa diluido en agua. Insiste hasta que empieces a notar que las manchas desaparecen. ¡Y listo!

Cómo poner blancos tus calcetines

5 Vinagre para tener unos calcetines blancos

El vinagre se puede convertir en tu mejor aliado para devolverle toda la frescura a tus calcetines. No solo te ayudará a que vuelvan a estar blancos, sino también eliminará todos los malos olores y dejará el tejido muy suave.

Para que este truco funcione debes coger un barreño y llenarlo con agua ni muy caliente ni muy frío. Echa un chorrito de vinagre blanco (porque otros tipos de vinagres pueden dejar manchas) en el agua y remueve bien. Sumerge los calcetines en el barreño durante media hora. Una vez transcurrido este tiempo, sácalos y pasa un cepillo mojado en detergente por las manchas más complicados. ¡Y listo!

6 Y si no se quitan, utiliza blanqueador o lejía

En los supermercados y tiendas podrás encontrar pequeños frascos de blanqueador o lejía que te ayudarán a deshacerte de todas las manchas que no se han ido hasta el momento. Sigue las indicaciones del envase para saber cómo aplicar correctamente el producto.

Utilizar lejía o blanqueador es fácil, pero también más caro que las soluciones anteriores. Además, algunos de estos productos de belleza son demasiado fuertes para algunos tejidos que pueden dañarse.

Los trucos que necesitas para blanquear tus calcetines

Trucos para lavar el resto de la ropa

Y para librarte de toda la suciedad de tu ropa, toma nota de estos trucos para la lavadora. ¡No habrá mancha que se te resista!

+ Cuando tengas que lavar ropa muy delicada, como lencería o tu camiseta preferida, mételas en una bolsa antes de meterlas en la lavadora. Si no tienes una bolsa de tela a mano, utiliza una funda de almohada.

+ Para que tus jeans nuevos no destiñan, lávalos al revés.

+ Si quieres que tu ropa se estropee menos en la lavadora, utiliza detergentes con menos químicos como, los que son sin perfume o neutros. Tienden a ser más delicados con las prendas.

+ En cuanto acabe la lavadora, tiéndela para evitar que proliferen las bacterias, tan amigas de la humedad.

+ Si alguien de tu familia tiende a ser muy alérgico, no tiendas la ropa en la calle. El polen podría depositarse en los tejidos y agravar sus síntomas. Sin embargo, también debes tener preocupación a la hora de tender dentro de casa, puesto que creará más humedad en tu casa.

¿Qué trucos utilizas tú a la hora de lavar la ropa? ¿Y para que tus calcetines vuelvan a estar blancos?