12 trucos para no tener que planchar la ropa

Se acabó el planchar con estos trucos

María Fernández

¿Planchar? No, gracias. Esta tarea se ama o se odia, no hay punto intermedio. Aquellos a los que les encanta aseguran relajarse eliminando arrugas y quienes no pueden con ella detestan estar tanto tiempo de pie, tener que mover el brazo de un lado para el otro, aburrirse hasta la eternidad y sudar con todo el calor que desprende. Pero tanto unos como otros estarán encantados de descubrir estos 12 trucos para no tener que planchar la ropa o, que al menos, te facilitarán la tarea.

Trucos para no tener que planchar la ropa

1 El truco rápido y fácil, pero que te hará gastar dinero, es utilizar un aerosol anti-arrugas. Los puedes encontrar en los supermercados y tan solo tienes que echarlo según las indicaciones del fabricante. Algunos se usan en la ropa mojada y, para otros, tendrás que esperar a que esté bien seca.

2 También puedes fabricar tu propio líquido antiarrugas. Tan solo necesitas mezclar una cucharada de vinagre, una cucharada de suavizante para ropa y 400 ml de agua destilada. Asegúrate de que remueves bien la mezcla para que quede un líquido homogéneo. Utiliza un pulverizador para echarlo en tu ropa limpia y evitar que queden manchas.

3 Si quieres que la ropa salga menos arrugada, utiliza un programa corto de la lavadora a una temperatura entre 30 y 40 grados. Como consejo te decimos que utilices poco detergente, a no ser que la ropa esté muy sucia y que le añadas un toque de vinagre a tu suavizante.

4 Cuando eches la ropa a lavar, asegúrate de que las camisas están abotonadas y las cremalleras cerradas porque la ropa tenderá a arrugarse menos.

5 En cuanto termine la lavadora, tiéndela. ¡No esperes ni un segundo!

6 Antes de colgar la ropa recién salida de la lavadora, dale una buena sacudida para quitar todos los pliegues causados durante el centrifugado. Además, asegúrate de que queda bien estirada en la cuerda. Cuanto más extendida esté, menos arrugas le saldrán.

7 Utilizar perchas te va a facilitar la vida sobre todo en prendas como las camisas. Cuando las saques de la lavadora, cuélgalas en una buena percha (las de metal podría dejar marcas). No te olvides de sacudir bien las prendas antes de colgarlas. Colócalas en algún lugar de la casa donde molesten poco y conseguirás que se arruguen muchísimo menos. Este es un truco facilísimo y muy rápido. 

8 El secador se puede convertir en tu nuevo mejor amigo. Si una vez seca la prenda se te ha quedado alguna arruga, humedécela y utilízalo para volverla a secarla. No lo coloques demasiado cerca de la prenda o podrías quemarla. La plancha del pelo también puede ayudarte para quitar esas pequeñas arrugas que han decidido quedarse. No la pongas demasiado caliente porque el resultado podría acabar siendo catastrófico. Además, asegúrate de que la plancha está bien limpia porque sino, tendrás que meter la ropa a la lavadora de nuevo.

9 Aprovecha el vapor que sale mientras te duchas para que desaparezcan todas las arrugas. Cuelga las prendas en perchas y colócalas dentro del baño para que el vapor las suavice.

10 El truco de los más vagos, pero que te puede sacar de un apuro cuando menos te lo esperes es meter la ropa debajo del colchón. Levanta tu cama y coloca las prendas bien estiradas debajo. Cuanto más tiempo las dejes, mejor quedarán. Eso sí, ¡no te olvides de que las has dejado!

11 Si algún día te vas de viaje y te olvidas la plancha o se te estropea, utiliza una olla bien caliente para pasarla sobre las arrugas. Si tienes un poco de maña quedará como recién salida de la tintorería.   

12 Cómprate ropa que contenga lycra, aunque sea en un pequeño porcentaje, porque se arruga mucho menos. Lo mismo ocurre con algunos materiales naturales, aunque le tendrás que decir adiós al lino.

Y tú, ¿qué trucos utilizas para no tener que planchar la ropa?