Como perros y gatos: porque en realidad no se llevan tan mal

María Fernández

¿Quién dijo que los perros y los gatos no pueden ser amigos? Quien haya convertido su casa en un zoo y conviva con ambas mascotas se habrá dado cuenta de que, en realidad, no se llevan tan mal como dicen. Te lo demostramos a través de fotos, vídeos y gifs de perros y gatos.

Las diferencias entre perros y gatos

Si lo que pretendemos es comprobar si perros y gatos se llevan bien hay que, lo primero de todo, ser realistas. Porque ellos son muy distintos: frente al entusiasmo de los perros, los gatos suelen ser más ariscos. Pero eso no es ningún inconveniente para forjar una buena amistad. Después de todo, los polos opuestos se atraen, o no.

Vía YouTube

Y la versión de las novias...

Vía YouTube

Porque, a pesar de todo, se quieren

Porque igual que ocurre con los hermanos, por mucho que se peleen cuando se trata de defenderlo ante un matón, siempre son los primeros en coger el bate.

La broma gatuna

En toda relación siempre hay uno más listo que otro. Y en una relación felino-perro siempre suele ser el pobre e inocente perro el que sale el peor parado.

Vía Giphy

La insistencia de los perros

Este gato se está ganando el cielo por aguantar con paciencia a este cachorro de perro.

Para qué tenemos un perro

No hay mal que por bien no venga. Este gato por fin ha entendido por qué su familia decidió adoptar a un perro

Vía Bad Sentinel

El mejor compañero de cama

Un abrazo mientras duermes es bienvenido venga de donde venga, incluso si es de tu supuesto enemigo.

Vía YouTube

Puedes leer más artículos similares a Como perros y gatos: porque en realidad no se llevan tan mal, en la categoría de Perros en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: