Ensalada de piña y langostinos

Saúl C. Montaño Quintanilla
  • 1 dl. aceite de oliva
  • 1 dl. leche
  • 1 limón
  • 400 gr. langostinos cocidos
  • Unas hojas lechuga
  • 1 huevo cocido
  • 2 dl. aceite de girasol
  • 4 rodajas piñas naturales
  • Una cucharada jugo natural de piña
  • Una cucharada ketchup
 Ensalada piña

- En agua hirviendo con sal cocemos los langostinos durante 2 minutos o hasta que cambien de color y se tornen rosados.

- Una vez cocidos los langostinos, los enfriamos en un recipiente con agua y hielo durante otros 2 minutos, escurrimos del agua helada y pelamos los langostinos.

- Troceamos estos langostinos, reservando cuatro enteros y pelados.

- Cortamos la piña en rodajas gruesas y de forma decorativa ya que dentro de esta rodaja serviremos la ensalada.

- Vaciamos las rodajas de piña y cortamos su carne en trozos pequeños, colocando los trozos en un plato para recoger el jugo que sueltan.

- Seguidamente, elaboramos una lactonesa (mayonesa elaborada con leche en vez de huevo): En un vaso de la batidora disponemos 1 decilitro de leche, sal y un poco de zumo de limón. Batimos la mezcla y cuando espese agregamos, poco a poco, y sin dejar de batir, el aceite de girasol y un poco de aceite de oliva hasta formar una salsa compacta y cremosa.

- A continuación, incorporamos el jugo de la piña y el ketchup y mezclamos todo el conjunto con una cuchara hasta formar una salsa rosa.

- Distribuimos en las rodajas de piña unas hojas de lechugas variadas ligeramente aliñadas con aceite de oliva y zumo de limón, y sobre ellas colocamos los trozos de piña y el marisco. Salseamos todo con la salsa rosa.
Adornamos cada ensalada con un langostino pelado y entero de los que hemos reservado, huevo cocido rallado con un pasapurés y cebollino recién cortado. Servimos la ensalada fría.