Guardería y enfermedades: la lactancia materna protege a los niños

 Lactancia materna para la vuelta al cole
Durante el primer año de guardería da la impresión de que los niños están siempre enfermos, pero, en general, las patologías que padecen suelen ser banales. La mayoría de las veces sufren resfriados comunes, gastroenteritis leves y otras infecciones víricas de poca importancia.

Sin embargo, no todos los niños son iguales y, aunque la edad y la susceptibilidad individual influyen, existen factores protectores que los padres pueden manejar. Por ejemplo, si el niño empieza la guardería a partir de los 18-24 meses, su sistema inmunitario estará más formado que si la inicia durante el primer año de vida. Si su incorporación se hace de forma progresiva durante la primavera es menos probable que adquiera enfermedades infecciosas que si empieza el curso a tiempo completo en otoño o invierno.

La importancia de la lactancia materna


Por otra parte, un niño que ha recibido lactancia materna durante un tiempo prolongado y que hace una alimentación variada, está más protegido.

Según el doctor Xavier Viñallonga, Jefe de Pediatría Ambulatoria de USP Instituto Universitario Dexeus, "muchas de las enfermedades infantiles clásicas, como la tos ferina, el sarampión, la rubéola, las paperas o la varicela, en ocasiones presentan complicaciones importantes, pero actualmente se pueden prevenir con las vacunas. Y lo mismo ocurre con buena parte de las enfermedades graves que pueden afectar a los niños, como la meningitis, por eso es importante que antes del inicio del curso los padres se aseguren de que el estado de vacunación de su hijo sea el correcto", afirma el Dr. Viñallonga.

Josune de la Riva  •  lunes, 30 de agosto de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x