Haz participar a tu bebé en sus primeras navidades

Aunque tu pequeño no pueda colaborar mucho en las fiestas navideñas, si que hay estímulos para que el comienze a percibir que son una fechas especiales.

En sus primeros meses de vida el bebé no es capaz de percibir con precisión objetos a más de unos 25 centímetros de distancia, así que deberás estimular sus sentidos acercándole los adornos y las luces de navidad para que pueda tocarlos y apreciar sus colores.

También es recomendable ponerle música navideña suave, como villancicos, durante un rato cada día para que él mismo reconozca ese sonido y se familiarize con él, acabará relacionandolo con una determinada época del año. Darle un baño antes de la cena le ayudará a estar más relajado.

Le encantará que le leas cuentos en alto, mejor si tienen grandes ilustraciones, ya que durante los primeros meses son muy receptivos ante los estímulos visuales y se quedan alucinados con todo lo que ven.

Si le ves inquieto, llévale a una habitación silenciosa contigo


Aunque conozca a la mayorá de los familiares, en las celebraciones multitudinarias puede que se encuentre perdido ante tanto desconocido, y que acabe pasando de mano en mano cogiéndolo todos los invitados.

Respeta sus horarios de sueño en estas fechas
Durante los seis primeros meses de vida, el bebé no es capaz de reconocer con exactitud los rostros de sus familiares, por ello no es extraño que se sienta ansioso ante tanta visita, si el pequeño se muestra irritado aléjalo del jaleo porque su sensación es de total confusión.

En navidad estamos acostumbrados a trasnochar más y a que el ruido forme parte de la cena, no pasa nada porque tu pequeño se vaya a dormir unas horas más tarde, pero si le encuentras un poco irascible y pesado llévale a dormir.

Debe mantener sus hábitos de sueño e irse a la cama a la hora habitual, ya que alterar sus costumbres puede generar que deje de dormir bien. Si se encuentra ansioso llévale a dormir la siesta o quédate en un lugar silencioso durante un rató con él.

Si decidís llevarle a visitar a los Reyes Magos o a Papá Noel, puede que se encuentre receloso, si es así, no le acerqueís y mejor quedaros viendo la escena desde un lugar más lejano.

Los bebés sienten miedo ante sonidos fuertes o estridentes, así que si teneís pensado asistir a una fiesta, lo mejor será que le dejeís al cuidado de alguien.

Especial cuidado hay que tener en estas fiestas con los objetos punzantes, adornos y demás que estén al alcance de vuestro pequeño y le puedan causar daño, por ello hay que tenerle vigilado porque al mínimo descuido te puede dar un susto.

Laura Diez  •  miércoles, 1 de diciembre de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x