Ser madre a los 40 ó 50: una decisión que no afecta a la salud de los hijos

Maite Nicuesa

Hoy en día, la situación ha cambiado de forma notable en relación con la maternidad, y es que, durante décadas se habló del reloj biológico como ese tic-tac que presiona de una forma desmedida a la mujer a la hora de ser mamá. Sin embargo, incluso en rostros famosos hemos podido ver casos de personas que han dado a luz a una edad tardía. Este es el caso, por ejemplo, de la presentadora Ana Rosa Quintana. ¿Por qué ha cambiado la situación en relación con la maternidad? Porque la mujer durante un tiempo da prioridad a sus éxitos profesionales, quiere apostar por el éxito en su profesión... De hecho, generalmente, las mujeres que más posponen su maternidad son aquellas que tienen un alto nivel de formación.

Ser madre a los 40 ó 50

Pues bien, un estudio elaborado por el Instituto Max Planck de Investigación Demográfica en Alemania viene a mostrar que  el hecho de que una mujer dé a luz a una edad tardía no influye de una forma negativa en la salud del hijo. De hecho, se reducen los riesgos de sufrir una enfermedad en la etapa adulta, tienen más estatura y menos posibilidades de sufrir sobrepeso. Por el contrario, sí existe más riesgo de que el bebé pueda padecer Síndrome de Dawn. ¿Por qué no influye la edad de la madre de una forma negativa en  el bebé? Porque lo realmente importante es el número de años que madre e hijo vivan juntos. Y gracias a la esperanza de vida de hoy día, aunque una mujer retrase su maternidad, todavía tiene mucho tiempo que poder compartir con su hijo.

De hecho, en nuestro país, la esperanza de vida en las mujeres supera la barrera de los ochenta años. Este estudio que ha sido publicado por la revista Muy Interesante puede servir de ánimo y de apoyo a todas aquellas personas que no han sido madres a temprana edad. E incluso, también a aquellas que a pesar de tener un gran instinto maternal, todavía no se han animado a formar una familia. Conviene entender que este paso no depende al cien por cien de la voluntad en tanto que en ocasiones, el hecho de no haber encontrado a una persona especial es determinante.

Hace varias décadas, la esperanza de vida no era tan alta y el nivel de mortalidad en personas jóvenes era mayor. Por ello, existía la costumbre de formar una familia pronto. Pero hoy día, gracias al avance de la medicina, la situación ha cambiado de una forma notable. Ser madre es una decisión muy importante por ello, existen mujeres que esperan al momento exacto para poder dar este paso. Buscan un momento en el que se sienten preparadas y seguras a nivel emocional para poder hacer frente a todos los cambios que implica la maternidad.

Puedes leer más artículos similares a Ser madre a los 40 ó 50: una decisión que no afecta a la salud de los hijos, en la categoría de Embarazo en Diario Femenino.