El trench o gabardina

Ane Garay

Trench o gabardina

En 1880 un jovencísimo Thomas Burberry necesitaba un material impermeable y transpirable para confeccionar sus primeros abrigos. Ante la inexistencia de un tejido adecuado, Burberry decidió crear un nuevo material compuesto de hilos tan tupidos que no permitiesen el paso del agua pero sí el del aire. El nuevo tejido, el trench, supuso una auténtica revolución en el mundo de la moda.

Con el trench, Burberry recuperó el diseño de los abrigos oficiales británicos que él mismo había diseñado años atrás para las tropas del ejército y le añadió hombreras y anillas de metal. Nacía así la gabardina que, más de 130 años después, sigue prácticamente invariable y más de moda que nunca.

Ingrid Bergman en 'Casablanca', Autrey Hepburn en 'Desayuno con diamantes', miembros de la realeza y celebrities han lucido desde entonces una prenda polivalente como pocas. Cómoda y resistente, es un clásico tanto en el armario femenino como en el masculino, que encaja a la perfección en cualquier situación, tanto de día con looks casuals como de noche con estilismos más sofisticados. E incluso haga el tiempo que haga, porque aunque la gabardina siempre ha sido una prenda para la lluvia, su uso no se limita solo a esas jornadas grises, sino que es perfectamente apta para cualquier día, haga el tiempo que haga.

La gabardina clásica de solapas grandes, cinturón y largura tres cuartos, en color camel, sigue siendo la referencia en todo el mundo. Sin embargo, no solo se pueden encontrar fácilmente trench en todos los colores, sino que también existen gabardinas más modernas con capucha, sutiles brillos o detalles que aportan un toque diferente a esta prenda eterna.

Puedes leer más artículos similares a El trench o gabardina, en la categoría de Tendencias en Diario Femenino.