Paz Vega y Arancha de Benito presencian la coronación de Lady Gaga en Madrid

Con tan sólo 24 años, indiscutiblemente, Lady Gaga se ha convertido en uno de los iconos de este joven siglo XXI y la noche del domingo 12 de diciembre ha demostrado en Madrid que es la reina de la teatralidad y principal representante de ese electropop que ella califica de "monstruoso" con el que deslumbra a medio mundo desde hace dos años.

El madrileño Palacio de los Deportes recibía a reventar a su nueva diosa, la diosa de un Olimpo "freak" o monstruoso que ella misma ha ido creando desde la aparición en 2008 de su primer álbum "The fame" y que ha coronado con temas de éxito como "Just dance", "Pokerface" o "Alejandro".

La nota negativa, que fuera se quedaban cientos de personas sin poder entrar, porque la organización había detectado la venta fraudulenta de entradas falsas.
Los porteros del Palacio de Deportes, principales afectados por la gran aglomeración de público, que obligó a que la policía tuviera que intervenir, hablaban de 4.000 entradas, pero un portavoz de la promotora (Livenation) confirmaba a Efe que unas trescientas y recordaba que nunca se deben comprar localidades en lugares no oficiales.

 Lady Gaga con uno de sus disfraces en el concierto de Madrid, con un traje de plástico transparente

Paz Vega y su marido Orson Salazar, fans de Lady Gaga


Volviendo a lo que realmente importa, Stefani Joanne Angelina Germanotta, conocida como Lady Gaga, con 15 millones de álbumes vendidos, a los que hay que sumar cuarenta millones de sencillos, no defraudaba a su público durante las dos horas de concierto.

Entre los asistentes, algunos rostros conocidos como la actriz Paz Vega y su marido Orson Salazar, Israel Bayon, Asdrubal, la presentadora Arancha de Benito, Tamara Falcó, Fonsi Nieto, Enrique Sánchez Flores o Ana Torroja.

Y es que esta neoyorquina, cantante, compositora, productora, bailarina y pianista, como heredara confesa de la auténtica reina del pop, Madonna, es una maestra del disfraz, la trasgresión, la provocación, la imagen y, en resumidas cuentas, el espectáculo, y una parlanchina empedernida, porque una buena parte de las dos horas las dedica a hablar, contar, gritar, susurrar y charlar con su público.

Defensora a ultranza de los inadaptados y la diferencia, Lady Gaga llegaba a Madrid, tras pasar por Barcelona y Lisboa, con su segunda gira mundial, The Monster Ball Tour, y era recibida por un público entregado y que la esperaba desde hacía horas, algunos hasta habían hecho noche en las puertas del edificio.

Lady Gaga se disfraza con la bandera de España


La actriz Paz Vega y su mario Orson Salazar acuden al concierto de Lady Gaga en Madrid
Para empezar y tras una introducción visual, Lady Gaga elegía "Dance in the Dark", el primer tema de un repertorio en el que no han faltado "Glitter and grease", "Just dance", "The fame", "Telephone"," Alejandro", "Pokerface", "Paparazzi" y "Bad romance", estas cuatro últimas elegidas como broche final del espectáculo.

En boca de todos estaba eso de que "la Gaga canta de verdad" y es que la mayoría se acercaba al Palacio de Deportes con la duda de si la nueva diva era de esas que disimulan la falta de voz con mucha parafernalia, pero comprobaban in situ que la neoyorquina cantar, canta.

Veinte bailarines y músicos la arropaban en escena, y eso sí, por lo menos veinte veces se cambiaba de vestuario y no dudaba en disfrazarse de dominatrix encuerada en negro y morado, de monja vestida de blanco y plástico transparente a modo de muñeca hinchable con los pezones cubiertos con tiritas, de madrastra de Blancanieves, de hada de las nieves tipo carnaval de Tenerife, de heroína atacada por un gran monstruo, de mujer galáctica cristalizada y hasta se enfundaba en la bandera de España.

En cuanto a los escenarios, un poco de todo, eso sí, demasiada proyección visual que cortaba el ritmo del concierto. Para empezar un paraje urbano con luces de neón y un gran coche averiado, por el que pasaba el "Gaga Express" y recogía a la diva; un bosque petrificado al más puro estilo Tim Burton, en el que incluso, para el tema "Alejandro", una gran fuente coronada por un ángel terminaba chorreando sangre, y para terminar con "Bad romance" en una especie de nave espacial.

Lo cierto es que la reina del "freak" y el exceso ha dado lo que su público esperaba, una buena dosis de espectáculo.

EFE  •  lunes, 13 de diciembre de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Celebrities

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x