Trucos caseros para tener un aliento fresco

Elena Moreno
 Aliento fresco

Como se suele decir, el aliento fresco y la mente clara son signos de buena salud. Si tu aliento no es todo lo fresco que te gustaría, ponle remedio desde ahora mismo con estos trucos:

La solución hindú

En la India, donde la afición por el curry causa estragos, el mal aliento es todo un problema. Ellos lo solucionan masticando semillas de cardamomo después de cada comida. El cardamomo, la especia más antigua que existe, elimina el mal olor provocado por las comidas fuertes y, además, refresca la boca.

El dulce anís

Es bueno tener siempre a mano una botella con infusión concentrada de anís verde. Hace años, se solía utilizar en las casas para realizar enjuagues bucales y eliminar el mal aliento.

Se prepara añadiendo cinco cucharadas de semillas de anís en un litro de agua hirviendo. Se deja reposar durante diez minutos, se filtra y se embotella.

Utilízalo como elixir bucal dos o tres veces al día y conseguirás un aliento dulce y fresco. También puedes masticar directamente las semillas de anís.

Remedios de urgencia

Si necesitas un remedio rápido, prepárate un enjuague añadiendo a un vaso de agua tibia quince gotas de agua oxigenada y una cucharadita de sal marina. Puedes susttuir el agua oxigenada por la misma cantidad de bicarbonato sódico.