Mujeres directivas: la dificultad de conciliar vida familiar y laboral

Mujeres ejecutivas

No es fácil para la mujer hoy en día conciliar la vida familiar y la laboral. Si ya es difícil conseguir un puesto de trabajo, más difícil es mantenerlo mientras cuidas de tu relación y de tus hijos. Son muchas las mujeres que han renunciado a la maternidad para triunfar profesionalmente y las que no han renunciado han visto cómo sus carreras se quedaban estancadas tras la llegada de su primer hijo. Eso es algo que no les ocurre a los hombres, y es que la desigualdad entre hombres y mujeres sigue presente en la actualidad.

La discriminación laboral que afecta a las mujeres

A pesar de la Ley de Igualdad, uno de los mayores éxitos sociales de nuestro país, el número de directivos sigue doblando al de las mujeres. Según un informe realizado por la empresa de recursos humanos Adecco, la desigualdad salarial sigue siendo habitual entre los puestos directivos. Y no sólo eso, sino que a las mujeres les cuesta más tiempo promocionar a puestos superiores y, una vez que lo consiguen, las trabas para desarrollar su trabajo son muchas.

La discriminación laboral que sufren las mujeres es una realidad en el mercado de trabajo. Cuando una mujer preparada y competente llega a un puesto directivo sigue levantando suspicacias a su alrededor no sólo acerca de cómo ha conseguido el puesto, sino también acerca de si va a ser capaz de desempeñar su labor igual que un hombre. Si a esto le sumamos que los hombres que están en su misma categoría laboral probablemente cobren un salario más elevado, el panorama de la situación de la mujer es desalentador.

Conciliación de vida laboral y familiar

Las cosas se complican para aquellas mujeres que han conseguido llegar a un puesto directivo y quieren formar una familia. La dificultad para encontrar un equilibrio entre su carrera y su familia es un hándicap al que tienen que hacer frente día a día. Y es que no es fácil ser una alta ejecutiva en tu empresa y el pilar que mantiene unida a tu familia al mismo tiempo.

Las quejas de las mujeres trabajadoras se dirigen fundamentalmente a la escasa flexibilidad de horarios. Asumiendo que una reducción de jornada tras su maternidad es seguro que les perjudicará en su carrera, las medidas que se proponen en materia de conciliación intentan sobre todo optimizar la jornada laboral. En este sentido esperan que las empresas sean conscientes de que la modalidad del teletrabajo o una combinación de teletrabajo y jornada presencial no sólo no perjudicaría la productividad de la empresa, sino que el rendimiento sería mayor.

En cualquier caso será difícil lograr la igualdad entre hombres y mujeres si tanto las Administraciones como las empresas no se comprometen a desarrollar políticas de igualdad de forma activa y si no cumplen con las medidas de conciliación que las trabajadoras necesitan. Queda un largo camino por recorrer para aquellas mujeres que por méritos propios y por valía han conseguido llegar a un puesto directivo y no quieren renunciar a ser madres.

Laura Sánchez  •  lunes, 29 de octubre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x