Salario maternal, ¿la solución a los bajos índices de natalidad?

Con el fin del cheque bebé a partir del 1 de enero de 2011, parece que las posibilidades de conciliación de la vida laboral y familiar se reducen aún más en España, uno de los países con el índice de natalidad más bajo. Una de las soluciones propuestas con más adeptos en los últimos meses parece ser la del 'salario maternal'.


La medida consistiría en conceder una ayuda económica mensual a aquellas mujeres que tomen la decisión de tener hijos, para sortear así una de las principales causas por las que las parejas, sobre todo los más jóvenes, renuncian a la idea de formar una familia, por miedo a que la mujer pierda su trabajo o no pueda recuperarlo, o incluso por ser incapaz de conciliar la vida laboral y la familiar.

En la actualidad aún son muchas las mujeres que sufren discriminación en el trabajo por este motivo. Los empresarios son muy reticentes a la hora de contratar mujeres, sobre todo en ciertas edades, ya que la baja maternal supone un gasto para la empresa que no tendría con un hombre, un razonamiento que acaba repercutiendo en los índices del paro femenino.

A largo plazo los efectos de esta tendencia, derivada de la incorporación de la mujer al trabajo, pueden ser fatales para la población, no sólo de España sino de toda Europa, que presenta bajísimos índices de natalidad.

Las medidas para la conciliación laboral de la mujer


Las medidas que la Unión Europea está proponiendo incluyen una ampliación de la baja maternal de 14 a 20 semanas con el sueldo completo, propuesta que fue rechazada el pasado diciembre. España fue uno de los países moderadamente favorables a la medida, ya que actualmente los plazos que dicta la lay son de 16 semanas, y dos para el padre, pero se ve como inviable en el contexto actual debido a la crisis económica.

Por lo tanto, a la espera de que la medida del salario maternal sea aprobada como vía para fomentar la natalidad, los Gobiernos se esfuerzan por favorecer el reparto en la responsabilidad de criar a los hijos, para eliminar los despidos a mujeres embarazadas, la flexibilidad horaria y la reducción de jornada.

Otra de las medidas cada vez con mayor implantación es el 'teletrabajo', es decir, trabajar desde casa. Gracias a las nuevas tecnologías existen hoy multitud de profesiones para las que no resulta necesario acudir físicamente al lugar de trabajo para desempeñarlo,consiguiendo así que las madres se queden al cuidado de los hijos, lo que favorece no sólo su desarrollo familiar, sino que supone para los padres un importante ahorro en guarderías o niñeras.

Teresa Guerra  •  sábado, 25 de junio de 2011

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x