María Valverde: mucho más que la novia de Mario Casas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

9 de septiembre. La mujer del día es hoy María Valverde, una de esas refulgentes estrellas del cine español que, a pesar de su juventud, ha demostrado sobradamente su talento como actriz. Pero María Valverde no es envidiada y admirada por su profesión, sino más bien por su vida sentimental. Algo que no nos gusta nada, eso de convertir a estar mujer en la novia de Mario Casas.

María Valverde: lecciones para conquistar a Mario Casas

María Valverde está en boca de todos, acapara flashes y persecuciones de paparazzis pero no por ser una conocida y reconocida actriz, sino por ser la novia de uno de los más guapos del cine español. Su relación con Mario Casas la ha convertido en protagonista de la crónica del corazón, pero ella es mucho más que la novia de Mario Casas. Su personalidad, su dedicación y talento son las armas que utiliza en la vida y suponemos que las que utilizó para conquistar a Mario.

Dicen quienes han trabajado con María Valverde que es una auténtica joya de la actuación, que trabaja con la disciplina de las grandes estrellas, la de las estrellas de verdad que perduran para siempre en el firmamento cinematográfico. Solo es cuestión de tiempo que esto se confirme. Hasta el momento, lo que sí podemos evidenciar es que estamos ante una mujer segura de sí misma y con un gran respeto por su profesión.

De su vida amorosa, que parece que es lo que más interesa de ella, sabemos poco. Sabemos que mantiene una relación desde hace años con Mario Casas, que la chispa saltó casi inevitablemente en el rodaje de la romántica 'Tres metros sobre el cielo'. Y también sabemos que su relación ha pasado por alguna que otra crisis. Pero María no se rinde porque ella sabe mejor que nadie que en esta vida todo se consigue a base de esfuerzo.

Si por algo nos gusta la María Valverde mujer es por un detalle que nos ha llamado la atención y que nos presenta a una mujer decidida y diferente. Cuentan que ya desde niña era ella quien tomaba la iniciativa cuando le gustaba algún chico y que incluso les escribía románticas cartas de amor. Adelante, María, con Mario o sin él.