Cinco curiosidades de los hombres Géminis

María Fernández

Las curiosidades que siempre quisiste saber del hombre Géminis según el horóscopo

Te ayudamos a conocer un poco mejor al hombre Géminis de la mano del horóscopo. Este establece cómo tienden a ser las personas de cada signo del zodiaco. Recogemos para ti cinco curiosidades de los hombres Géminis que puede que hasta ahora no supieras.

El horóscopo y los Géminis

1 Dicen por ahí que los hombres Géminis tienen dos caras, algo que puede que sea cierto. Seguramente esta sea algo así como una estrategia para que no le hagan daño. Además, le da la oportunidad de tener una visión más global de los problemas que le rodean.

2 El hombre Géminis odia a las personas que no son 'reales'. No puede con aquellos signos del zodiaco que son falsos o artificiales. Les atraen mucho más las personas que se muestran tal y como son. Ya sabes que las mentiras tienen las patas muy cortas y siempre se acaban descubriendo más pronto que tarde. Cuando un Géminis se da cuenta de que la otra persona realmente no es como estaba diciendo ser, marca un antes y un después. Posiblemente, ya no conseguirá llevarse tan bien con ella.

3 El hombre Géminis tiende a ser bastante coqueto. Aunque no siempre lo parezca porque su aspecto físico no es el de alguien que se preocupa por su apariencia, le encanta mirarse a los espejos y comprobar que todo va en orden. Algunos de los hombres de este signo intentan disimular que se han parado frente a su reflejo porque creen que así echarían por tierra la imagen de duros que se han ido construyendo. Ya ves, una tontería...

4 Como no hagas que tu conversación con el hombre Géminis sea interesante, probablemente perderá el interés y, aunque te ponga buena cara, no te estará haciendo ni caso. Y es que a los de este signo les cuesta mantener la atención si no les atrae lo que les están contando.

5 Los hombres Géminis tienden a ser enormemente creativos por lo que siempre están planeando algo nuevo para hacer. En el momento en el que sus cabezas se estén quietas... ¡mala señal!