Decálogo para sobrevivir a las rebajas

Primera regla: establece un presupuesto

Lidia Nieto

Si estás pensando en renovar tu armario, si la ropa que tienes de otras temporadas te parece sosa y aburrida, si necesitas darte un capricho que te suba el ánimo y te haga sentirte más divina aún si cabe... ¡estás de enhorabuena! Las rebajas están a la vuelta de la esquina, ¡una excelente oportunidad para comprar mucho y gastar poco! 

Pero.... hay veces que nuestra estrategia no sale bien y terminamos llevándonos a casa prendas que no nos hacían falta, que no nos terminaban de gustar, que no nos quedaban bien, pero que por la "ofertas" ahí están, puestas en nuestra cama, sin saber muy bien qué hacer con ellas. Si ya en otras rebajas has pasado por esta situación es que no llevabas contigo nuestro súper decálogo para sobrevivir a las rebajas. Toma buena nota y conseguirás que tu cuenta bancaria no descienda estrepitosamente y tu armario se llene de cosas útiles y prácticas. ¿Preparada? ¡Nos vamos de rebajas! 

Cómo sobrevivir a las rebajas (y no morir en el intento)

1. Establece un presupuesto

La mejor forma de controlar lo que gastas es establecer un máximo de lo que te quieres gastar y cuando llegues a ese tope, paras y ya está. Será la mejor forma de evitar sustos. ¿Y cómo se establece este presupuesto? En función de lo que ganes, puedes poner un 10% o un 20%, pero nunca pasarte de ahí. Aquí también es muy tentador pagar con tarjeta bancaria, porque es una forma de engañarnos, pero en el fondo, sea que te lo pasan este mes o el que viene, estás gastando tu dinero. 

2. No te dejes llevar por las ofertas engañosas

 Ese momento en el que estás a punto de entrar en una tienda y ves un cartel que pone "Todo al 70%"... ¿Te suena verdad? No siempre ese "todo" se refiere a "todo". Mira bien las etiquetas y comprueba después en caja que te han hecho el descuento que pone. 

3. Hazte con básicos

4. No te dejes atrapar por la nueva temporada

Es una táctica que utilizan muchas tiendas. Te ponen lo bonito justo al principio de la tienda para que caigas, pero este año contigo que no cuenten, ya te sabes el truco y no vas a caer, ¿a qué no? 

5. Déjate algo para las segundas y terceras rebajas

Es empezar las rebajas y lanzarnos a comprar un montón de cosas, pero tranquila, que hay cosas que no se van a acabar y que quizás puedes conseguir a un mejor precio si esperas unas semanas. Aquí te recomendamos que si es algo que te gusta mucho, mucho, mucho, lo pilles cuanto antes, pero si es algo que te da un poco igual, por ejemplo unas camis con dibujos, espérate y tu cartera te lo agradecerá. 

6. Examina tu armario antes para ver qué necesitas

Al igual que te decimos que es bueno fijar un límite de lo que te vas a gastar, sería recomendable hacer lo mismo con lo que quieres comprar. Hazte una lista en el móvil con esas prendas que sí o sí necesitas renovar y, por qué no, añade también algún que otro capricho. 

7. Acude con alguien que te asesore

Ir de rebajas puede ser un buen momento para pasar tiempo con esa amiga que hacía tiempo que no veías. Además, si dudas entre si algo te queda bien o te favorece, siempre tendrás una opinión a la que recurrir. 

8. Guarda los tickets por si quieres descambiar algo

Como sabemos que a pesar de todo lo que te digamos siempre caerás en algo extra, guarda los comprobantes por si te arrepientes y quieres hacer alguna devolución. 

9. Los descuentos pre-rebajas 

Semanas antes de la época gorda de las rebajas, muchas marcas ponen descuentos jugosos para atraer al público. Ojo a estas bajadas de precio, porque muchas veces son más rentables que esperar hasta el día D y la hora H. Y, por supuesto, chequea también las ofertas online, porque algunas veces puedes encontrarte con grandes diferencias. 

10. Y, por último, disfruta y pásatelo bien.