Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2015: el origen de la fiesta

Patricia Garcia Herrero

España puede presumir de tener uno de los carnavales más famosos del mundo, el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife. Cada año, miles de tinerfeños y de visitantes disfrutan durante una semana de una fiesta inigualable que tiene sus orígenes al siglo XVI. ¿Quieres conocer su historia?

El Carnaval de la isla surgió como consecuencia de la expansión colonial americana de España y Portugal durante el siglo XVI. Los colonos, en su viaje al Nuevo Mundo, pasaban por las Islas Canarias  y allí fueron dejando su legado cultural y religioso. El carnaval era una de esas festividades, muy populares en la época como preludio de la Cuaresma Cristiana.

El Baile, protagonista del Carnaval de Tenerife

Desde sus inicios, el Carnaval de la isla se celebraba entre las clases pudientes y las menos favorecidas, con bailes, aunque de diferentes características. Estas celebraciones se popularizaron a partir del siglo XVIII, y ya en el siglo XIX se incorporaron concursos y otras exhibiciones artísticas.

El punto álgido de las fiestas tuvo lugar durante las primeras décadas del siglo XX, cuando los turistas comienzan a hacerse eco del carnaval tinerfeño y empiezan a surgir agrupaciones musicales como las murgas o las comparsas. Además, los participantes invierten un mayor esfuerzo en el diseño de los disfraces, que compartirán protagonismo con las tradicionales máscaras.

La evolución de las fiestas, que eran por entonces organizadas de forma oficial por la Corporación Municipal, queda truncada por la llegada de la Guerra Civil y la dictadura represiva de Franco que duró cuatro décadas. La sociedad santacrucera tuvo que esperar hasta el triunfo de la Democracia para volver a retomar el esplendor de los Carnavales y hacer de ellos unos de los más afamados del mundo. En 1980 fue declarado Fiesta de Interés Turístico Internacional por la Secretaría de Estado para el Turismo.

El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife en la actualidad

Carnaval en España

El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife es una fiesta que se vive en la calle. De hecho, se puede considerar que el evento cuenta con dos partes bien diferenciadas, el carnaval oficial y el carnaval en la calle, protagonizado por los propios espectadores, con sus disfraces y sus ganas de divertirse.

EL primer gran acto de las fiestas es la elección de la Reina del Carnaval, el miércoles anterior al fin de semana de Carnaval. Las participantes desfilan con espectaculares trajes de gran valor y de gran peso, hasta el punto de que deben incorporarse ruedas al mismo para poder lucirlo.

Las fiestas continúan con el Gran Desfile anunciador del viernes, las actuaciones musicales del sábado o el ‘Carnaval de Día’ familiar del domingo, y con las actuaciones y desfiles de los días grandes, el lunes y el martes de Carnaval. Las fiestas culminan el fin de semana siguiente, con el sábado y el domingo de piñata. No pierdas la oportunidad de descubrir el Carnaval de Tenerife, una experiencia llena de música, disfraces y diversión que no te puedes perder.