Cómo conseguir reducir la sensibilidad dental con trucos caseros

Irene Gusi

La sensibilidad dental es algo muy común en la población, pues se trata de una dolencia que suele padecerse al ingerir alimentos demasiado fríos o calientes. Sus síntomas se basan en una fuerte sensación punzante y eléctrica en uno o varios dientes. También se puede deber a otros factores como el deterioro del esmalte dental, estar sometido a algún tratamiento o haber tenido alguna lesión en la boca.

Aunque no se trate de una enfermedad grave, pero sí molesta, existen varios remedios caseros para conseguir reducir esta sensibilidad dental.

5 trucos caseros para reducir la sensibilidad dental

1 Bicarbonato de sodio. Una manera de proteger los dientes contra los síntomas de la sensibilidad dental es usar bicarbonato de sodio. Tendrás que diluir un cuarto de cucharada de este producto en un poco de agua y realizar un enjuague bucal con la mezcla. Otra manera es usar esa misma mezcla como si fuese una pasta dental y cepillarte con ella los dientes.

Sal. Para dar alivio a los molestos síntomas puedes mezclar una cucharada de sal en medio vaso de agua y realizar gárgaras con ella durante un par de veces al día. Este remedio también te servirá para reducir la presencia de bacterias y evitar el mal aliento.

Aceite de canela. Para calmar el dolor después de comer alimentos en estado muy frío o muy calientes puedes sumergir un trozo de algodón en aceite de canela y frotarlo sobre los dientes después de las comidas.

Cepillo de cerdas suaves. El uso de este tipo de cepillos reducirá la sensibilidad dental, además de evitar otras lesiones que se pueden producir en los dientes y en las encías.

Evitar consumir azúcares y ácidos. Aunque consumas alimentos o bebidas con azúcares y ácidos tendrás que reducir sus cantidades, pues son causas potenciales de erosión dental. 

Puedes leer más artículos similares a Cómo conseguir reducir la sensibilidad dental con trucos caseros, en la categoría de Higiene en Diario Femenino.