Cómo sobrellevar la odisea de dar de comer a un niño: creatividad y paciencia en la rutina

Para muchas mamás es el pan de cada día, la hora de la comida con sus hijos se transforma en toda una odisea, digna de una novela de aventuras... Pero esas historias de aventuras que una vive cada día con sus hijos pueden ser llevadas de forma positiva para mantener bien alimentados a los más pequeños. La clave del éxito: la rutina.

Es el mayor y mejor consejo que nos ha dado la Dra. Diana Madruga -pediatra especializada en nutrición y gastroenterología-, para manejar el desarrollo de la conducta alimentaria de nuestros hijos.

Efectivamente, "intentar respetar la rutina en horas y lugares de comida es un punto clave, así como marcar unos límites claros de comportamiento. De esta manera, el niño se centra y adquiere un hábito adecuado", dice la pediatra, advirtiendo a su vez de que "entretener a los niños con juguetes, la televisión u otras distracciones es contraproducente, ya que hará que no aprendan a interiorizar las sensaciones de hambre y saciedad".

comida

Cómo dar variedad de alimentos a tu hijo de forma eficiente


La Dra. Diana Madruga aconseja que "es más favorable interactuar con el niño, contándole historias divertidas en torno a una alimentación saludable". Lo importante, es "presentar los alimentos de forma atractiva" -se puede jugar con formas y colores, con platos con compartimentos para mantener la comida separada...-, y "tener paciencia", porque, "a menudo se debe ofrecer varias veces los nuevos alimentos para que los acepte".

Madruga recuerda también que hay que predicar con el ejemplo. "Es importante favorecer el aprendizaje por imitación, haciendo que la comida sea un acto de encuentro familiar en un ambiente relajado. Los niños imitan lo que ven, los adultos deben servir de ejemplo, comiendo con un horario regular y seleccionando alimentos sanos y variados", comenta.

La doctora tranquiliza a las mamás desesperadas afirmando que "no pasa nada si el niño deja de comer una comida, que no debemos prolongar más de 20-30 minutos, sin alimentos sustitutivos. Reforzaremos siempre las conductas positivas". Es más, según dice, "podemos ser flexibles y comprensivos con el cambio de gustos de los más pequeños, pero siempre cuidando que su alimentación sea suficiente y variada".

Alexandra H. Gail  •  viernes, 24 de junio de 2011

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x