¿Cuándo y cómo hay que pasar al bebé de la cuna a la cama?

Laura Alonso

El mejor momento para que tu hijo deje la cuna y comience a dormir en una cama es entre los 18 y 20 meses de edad. Es durante este periodo cuando el bebé ha adquirido el suficiente grado de autonomía para desplazarse solito por la casa. ¿Qué otros factores pueden influir en la decisión del cambio?

Que el propio niño muestre su deseo de empezar a dormir en la cama, que empiece a escalar y saltar fuera de la cuna o que haya adquirido unos buenos hábitos de sueño, también son factores importantes a tener en cuenta.

Para que la transición de la cuna a la cama sea lo más llevadera posible, deja que el bebé participe en la colocación de su nueva cama y sobre todo, hazle saber que ya es un niño mayor y muéstrale tu alegría por el cambio.

Los barrotes de la cuna marcan unos límites a los que el bebé está acostumbrado, así que los primeros días que duerma en la cama es normal que se caiga en repetidas ocasiones. Es por ello por lo que es aconsejable que la cama sea amplia, baja y sin esquinas salientes, y que esté ubicada lejos de la ventana y de los enchufes. También puedes optar por colocar unos almohadones en el suelo para amortiguar posibles caídas. Si tu hijo se mueve muchísimo, coloca el colchón directamente en el suelo hasta que se acostumbre a su nueva cama.

Puedes leer más artículos similares a ¿Cuándo y cómo hay que pasar al bebé de la cuna a la cama?, en la categoría de Bebés en Diario Femenino.