¿Conoces el síndrome de la mujer 'fashion'?

 Sindrome de la mujer fashion

La gran cantidad de tratamientos de belleza y cirugía estética que ayudan a mejorar el aspecto físico ha facilitado en los últimos tiempos la aparición de un nuevo tipo de adicción entre las mujeres: se le llama el síndrome de la mujer 'fashion' y no es más que una dependencia total a los cambios estéticos.

Según asegura, en declaraciones a Europa Press, el jefe de Servicio del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla y presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), Julián Conejo-Mir, "llámese Carmen Lomana o Isabel Preysler, es un tipo de mujer adicta a todo tipo de cambio -uso de bótox, rellenos, tratamientos de 'peeling', etcétera-- que acaba teniendo la piel politraumatizada".

Efectos nocivos para la salud


Los tratamientos de belleza a los que suelen recurrir estas mujeres no son dañinos para la salud si se aplican por separado. Lo que ocurre, según Conejo-Mir, es que al ser adictas, "se lo hacen todo". ¿Las consecuencias? "el uso de algunos rellenos cosméticos inyectados puede provocar granulomas como reacción a cuerpo extraño, mientras que el uso de bótox "aunque se ponga bien, a veces puede provocar arritmias faciales", asegura el doctor.

Entre los peligros de una liposucción, destaca el que puede provocar depresiones en la piel, mientras que las inyecciones de vitaminas pueden provocar hematomas que las hagan parecer "una mujer maltratada", y los tratamientos de exfoliación o 'peeling' acaban "achicharrando" la piel.

Otro de los efectos nocivos de esta adicción a la belleza son las alergias de contacto que se pueden generar por el uso abusivo de cosméticos y empeoran por el continuo cambio de marcas y productos. Por otro lado, el adelgazamiento en tiempo record puede provocar estrías e incluso celulitis.

Y ahí no queda la cosa. Al perecer, la utilización desmesurada de los spas también es perjudicial para la salud. Según Conejo-Mir, quien los frecuenta demasiado puede desarrollar una infección en las uñas por unos gérmenes llamados seudomonas, que hacen que se pongan verdes por la continua humedad. Además, asegura que la alta temperatura del agua favorece la acumulación de bacterias de todo tipo y, por tanto, mayor riesgo de infección por hongos e irritaciones por culpa del cloro, e incluso se pueden producir alergias a los masajes, por los aceites o cremas utilizados para ello.

Elena Moreno  •  miércoles, 14 de abril de 2010

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x