De qué NO hablar después de hacer el amor

Hablar después del sexo

Las relaciones sexuales están rodeadas de misterios que muchas veces no podemos comprender y, desde luego, es muy difícil establecer teorías sobre lo que se debe y no se debe hacer, ya que es un terreno donde lo fundamental es que ambos participantes disfruten de la relación sexual. Y como no todas somos iguales y nuestras necesidades van cambiando con el paso del tiempo, muchas veces no sabemos qué actitud tomar en la cama. ¿Qué hacer después del sexo? ¿De qué hablamos?

Hablar después del sexo

El comportamiento que hombres y mujeres adoptan inmediatamente después de haber tenido relaciones sexuales es tan importante como los momentos previos y como el acto sexual en sí. Por supuesto, la cosa cambia si se trata de una pareja que se está conociendo, si es una pareja estable o si la relación sexual es fruto de una pasión momentánea en una noche loca.

Cuando estamos en la cama con nuestra pareja o con nuestra potencial pareja la mayoría de las mujeres preferimos utilizar los momentos después del sexo para entablar una conversación íntima que nos acerque más al hombre que tenemos a nuestro lado. Desafortunadamente, las estadísticas demuestran que, por lo general, el hombre que tenemos a nuestro lado se va a quedar dormido después de hacer el amor.

Pero si tienes la suerte de que tu chico rompe las estadísticas, el momento después del sexo es el ideal para estar abrazados y hablar de vuestros gustos, vuestros intereses y vuestras perspectivas. Se trata además de un momento clave que os puede aclarar mucho sobre hacia dónde se dirige vuestra relación. Esto es algo que muchos hombres temen y por eso eluden estas conversaciones, en la creencia de que todas las mujeres esperan un compromiso o una unión más fuerte.

De qué NO debes hablar después del sexo

El asunto del compromiso es un tema que conviene aclarar, porque no todas las mujeres desean que su relación se encamine hacia una boda. Y es que nuestros deseos de acercarnos más a nuestra pareja se centran más en una compenetración emocional que en un compromiso tradicional. Ese momento después del sexo puede ser una buena oportunidad para aclarar este aspecto y que tu chico se relaje.

Las conversaciones después de las relaciones sexuales van encaminadas a acercaros más y a profundizar en el conocimiento que tenéis el uno del otro. Así que para no romper la magia del momento es imprescindible evitar algunos temas. Los problemas en el trabajo o con tu familia puedes dejarlos para la hora del desayuno, porque ahora lo importante es vuestra relación. Y al ser una cosa de dos, tu vida sexual anterior no es un tema a tratar en estos momentos después del sexo, por más que muchos hombres se empeñen en que establezcas la comparación oportuna.

Tampoco es el momento de decirle a tu chico que modifique su técnica sexual si no es de tu agrado, eso es mejor que lo soluciones "durante" indicándole sutilmente lo que te gusta, en vez de dejarlo para después. Y cuidado si tu chico te pregunta "¿qué tal?" porque tiene trampa. No se trata de un interés por tu bienestar, sino de un intento de reafirmar su ego, así que lo mejor es no contestar. Sonríe y abrázale y tal vez de esa manera consigas que se mantenga despierto un rato más.

Laura Sánchez  •  jueves, 25 de octubre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x