El manual de la buena esposa: ser una eterna amante

Anita del Valle

"Otra amiga que se divorcia", cotillea Mari Pili en la hora del cafecito. "Se me están quitando las ganas de casarme... ¿es que no existe un matrimonio feliz que perdure?". Su pregunta sonó entre retórica y desesperada por encontrar una respuesta. Y la encontró. "Claro que sí -contestó con evidente tono irónico Rosa-, sólo tienes que ser una buena esposa".

¿Y cómo se es una buena esposa?, os preguntaréis más de una a pesar de que la frase ya tenga en sí una connotación machista. Parece fácil, pero no lo es. Por eso hay una escuela para esposas. Como lo leéis. Se trata de una escuela online, pero no deja de ser una escuela. 'Está' en Reino Unido y la profe es Sarah J Symonds, experta en infidelidades y aventuras varias.

Cómo retener a tu marido

Como me imagino que no querréis pagar y, muchas de vosotras, ni siquiera entrar -ya no hablamos de traducir- ya estoy yo para contaros de qué va. Wife School ofrece las claves para prevenir que tu marido te ponga los cuernos, así de claro.

¿Y cómo se hace eso? Muy fácil: hay que estar siempre guapa y radiante para él (prohibido andar por casa en pijama o chándal), 'darle' intimidad todos los días (si no te apetece una noche, valdrá con un par de besos y unas caricias), ponerte prendas sexies y estar siempre bien depilada, decirle lo que quiere oír (el hombre necesita mantener bien alto su ego, entre otras cosas), tener siempre tiempo para él pero sin dejar de hacer las cosas de casa...  En definitiva, vivir para él. Y todo ello, sin permitir que te falte al respeto o crea que aguantarás cualquier comportamiento.

Lo dicho, muy fácil. Otra cosa es que prefiera ser una 'buena soltera'.