Camila de Cornualles: el peso de ser la sustituta de Lady Di

Imposible olvidarse de Lady Di

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

3 de enero. La mujer del día es hoy Camila de Cornualles, la esposa de Carlos de Inglaterra. Una mujer de la aristocracia británica que vive con la maldición de ser la eterna sustituta de Lady Di. Las comparaciones con un mito no pueden sino dejarla en clara desventaja.

Camila de Cornualles: imposible olvidarse de Lady Di

Camila de Cornualles es hoy la esposa de Carlos de Inglaterra, el heredero al trono británico. Tal vez algún día sea la reina de Inglaterra, si la longevidad de Isabel II no lo impide. Pero esta mujer no cuenta con el apoyo popular. El pueblo nunca la ha querido y seguramente nunca la querrá. ¿El motivo? Las comparaciones con Lady Di.

No cabe duda de que Lady Di era una mujer carismática, pero tampoco tenía tantos motivos para esa adoración que despertaba en el pueblo. Su temprana muerte la encumbró a mito y eso no hay quien lo supere. Mucho menos Camila de Cornualles, una mujer que nunca podrá quitarse el sambenito de ser 'la otra', 'la amante', la mujer que destrozó la vida de la inocente Diana de Gales.

Nos parece exagerado culpabilizar a Camila de la desgraciada vida que Lady Di llevó en palacio. Un matrimonio no se rompe por una amante, sino que cuando aparece la amante es que el matrimonio ya está roto. Por otra parte, es de dominio público que la boda de Carlos y Diana fue un arreglo institucional donde el amor poco tenía que ver. Como también es de dominio público que el verdadero amor de Carlos de Inglaterra siempre fue Camila.

Y nos parece injusto el trato que le ha dado la opinión pública a Camila de Cornualles, humillándola por su aspecto físico, como también ocurriera con otra habitante del palacio, Sarah Ferguson. Nos preguntamos si no sería posible seguir idolatrando a Lady Di y al mismo tiempo respetar a una mujer que no fue culpable de ningún delito.