Christine Lagarde, directora del FMI: ¿dimitir yo?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

28 de agosto. La mujer del día es hoy Christine Lagarde, la directora del FMI que no se ha planteado dimitir tras su imputación en un caso de corrupción en Francia.

Esta mujer se aferra al poder intentando que los procesos judiciales no empañen su imagen de todopoderosa en el mundo de las finanzas. Desde luego, lo que no se le puede negar es que sabe cómo manejar el dinero.

Christine Lagarde: entre la corrupción y las lecciones de moral económica

Países como España, Grecia o Portugal viven con un terror constante ante las decisiones de la canciller alemana Angela Merkel. Sin embargo, hay otra mujer más poderosa que la Merkel y a la que deberíamos temer aún más. Ella es Christine Lagarde, la directora del FMI que sustituyó al escandaloso Strauss-Kahn para erigirse como paradigma de la moral y la honestidad.

Esta imagen de mujer fuerte que sabe lo que hace y lo que todo el mundo debe hacer está viniéndose abajo con su imputación por parte de la justicia francesa en un caso de corrupción, el "caso Tapie", en el que también se ha visto involucrado el ex presidente Nicolas Sarkozy. Aquello ocurrió cuando Christine Lagarde era Ministra de Economía y esto nos hace temblar ante el currículum de esta mujer.

Christine Lagarde era una prestigiosa abogada que se metió en política y llegó a ser Ministra de Economía en Francia. Sus dotes para manejar las financias la convirtieron más tarde en directora del Fondo Monetario Internacional, un puesto al que se ha aferrado de tal manera que no piensa abandonarlo por una "simple" imputación en un caso de corrupción.

Ella maneja con mano firme las finanzas mundiales y da las directrices de las políticas económicas y laborales de cada país. Christine Lagarde es esa mujer que considera que el salario mínimo, que no llega a 650 euros, hay que bajarlo para generar más empleo. Ella es la misma que piensa que la recuperación económica pasa por una bajada de los salarios. Si es que con estos sueldazos no hay país que se recupere de la crisis.