Susana Trimarco, una madre coraje contra la explotación sexual

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

23 de septiembre. La mujer del día es hoy Susana Trimarco en el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres. Esta madre coraje argentina lleva desde el año 2002 buscando incansable a su hija Marita, secuestrada y obligada a prostituirse desde entonces. En el camino, Susana ha ayudado a cientos de mujeres víctimas de la trata de personas.

Susana Trimarco: su lucha contra la trata de mujeres

En el año 2002 Marita Verón fue secuestrada con el fin de venderla a una red de trata de mujeres. El objetivo: la prostitución. Susana Trimarco, su madre, lleva desde entonces en una incansable búsqueda de Marita recorriendo muchos prostíbulos del país y llevando ante los tribunales, con mayor o menor éxito, a algunos traficantes de personas. Una mujer que impresiona por su entereza para afrontar su tragedia personal.

En su búsqueda, Susana se hizo consciente de la cantidad de mujeres que estaban en la situación de su hija y rescató a muchas de ellas. No fue hasta el año 2007 cuando Susana Trimarco creó la fundación María de los Ángeles por la lucha contra la trata de personas, un lugar que está dando refugio y tratamiento a muchas de las víctimas de la explotación sexual.

Susana Trimarco no se queda quieta, se mueve, habla y grita para que el mundo entero tome nota. La trata de personas es el tercer negocio más lucrativo, por detrás del tráfico de drogas y del tráfico de armas. Los tres grandes negocios nos dan una idea del mundo en que vivimos y nos dan ganas de mirar para otro lado y seguir a lo nuestro. Pero no podemos permitir que Susana Trimarco siga en solitario.

Muchas mujeres valientes que han vivido experiencias terribles luchan contra la explotación sexual y la trata de personas. Es el caso de Norma Bastidas que canaliza su lucha a través de proezas deportivas indescriptibles. Pero hacen falta muchas más, muchas más mujeres y muchos más hombres pero, sobre todo, muchas más instituciones que paren el tráfico de personas y nos garanticen la libertad.