Cómo tratar con un machista: Ana Pastor y Rafael Correa, el reencuentro

Mario Jiménez

Ana Pastor y Rafael Correa.

Ana Pastor se reencuentra con uno de los personajes a los que ha entrevistado que más polémicas suscitó en su día: el Presidente de Ecuador. Se espera con mucha expectación su emisión ya que, además de conocer el punto de vista de Rafael Correa de todos los interrogantes de la política internacional y latinoamericana, la periodista hace frente, de nuevo, al machismo del mandatario.

En el primer encuentro que tuvieron periodista y político cuando esta se encontraba en Televisión Española, llamó bastante la atención la manera en la que Correa de dirigió a su entrevistadora cuando la llamó en repetidas ocasiones 'mi querida Anita'. La informadora le corrigió varias veces pidiéndole que le llamara Ana Pastor.

Este tipo de trato descortés se vuelve a repetir en este reencuentro en el que se ha podido ver que Ana Pastor tiene que pedir al Presidente de Ecuador que le deje preguntar para poder desempeñar correctamente su rol de entrevistadora. Por si fuera poco, Correa llega a llamar 'malita' a la periodista española para pedirle que le deje hablar.

Rafael Correa y Ana Pastor: otro caso machista a la lista

Este tipo de comentarios más graves de lo que parecen no se producen por primera vez ni mucho menos. En Ecuador, ya un grupo de mujeres asambleístas elaboraron un manifiesto en el que pidieron igualdad en la postura del político a la hora de dirigirse a ellas. Según su versión, Correa habría elogiado la belleza y las minifaldas de sus 'colegas' en una celebración determinada en vez de valorarlas con el mismo rango que a los hombres sin valorar su vestimenta.

Tampoco es la primera vez que Ana Pastor tiene que enfrentarse a un hombre de este tipo. La periodista ya admitió que cuando entrevistó a José Bono, el socialista español que fue presidente del Congreso y Ministro, se sintió atacada en este sentido en algunas de sus declaraciones. No hay que olvidar que Bono le llamó 'señorita Rottenmeier'. 

A pesar de todo, la periodista, famosa por su valentía, volverá a demostrar que una mujer nunca debe rendirse y debe luchar contra este tipo de posturas que deberían simplemente no existir.