El poderoso discurso de Oprah Winfrey en los Globos de Oro 2018

La presentadora ha lanzado un mensaje de protesta contra el acoso sexual

María Fernández

El poderoso discurso de Oprah Winfrey en los Globos de Oro 2018

Era una noche para no quedarse callados. Una de las voces más queridas de Estados Unidos se encargó de alzar la voz para decir que el tiempo de la discriminación, el acoso sexual y el racismo ya se ha acabado. El poderoso discurso de Oprah Winfrey en los Globos de Oro 2018 ha dado la vuelta al mundo por contener un mensaje muy necesario para una sociedad corrompida. La actriz Reese Witherspoon le invitó a subir al escenario para recoger el premio honorífico Cecil B. Demille con un categórico: “Cuando Oprah habla, todo el mundo se para y escucha”. Y así fue.

Oprah Winfrey puso en pie con su discurso al público de los Globos de Oro

Vestida de negro de pies a cabeza, Oprah se subió al escenario entre los vítores y aplausos de los asistentes. El lema ‘Time’s up’ (el tiempo se ha terminado), fue el protagonista de una gala en la que todos los asistentes vistieron de luto en protesta por las injusticias y los casos de abuso sexual denunciados.

Oprah fue, sobre ese escenario, la voz de todas las mujeres que en algún momento han sufrido acoso. Aseguró sentirse muy “inspirada y orgullosa por las mujeres que se han empoderado para hablar de sus experiencias personales”. Gracias a todas estas valientes, se ha puesto el foco en un caso tan aberrante como el de Harvey Weinstein, una injusticia que llevaba mucho tiempo tapada. “Hablar y decir la verdad es la herramienta más poderosa que todos tenemos”, aseguraba bajo los aplausos de todos los asistentes. 

El mensaje del discurso de Oprah Winfrey en los Globos de Oro 2018

Oprah lanzó un mensaje contra el abuso y el racismo

“Por demasiado tiempo las mujeres no han sido escuchadas ni creídas si se atrevían a contar la verdad del poder de esos hombres. Pero su tiempo se ha terminado.” Oprah quiso agradecer a todas las mujeres que han soportado años de abuso: “Mujeres como mi madre que tenían hijos que alimentar, facturas que pagar y sueños por los que luchar. Ellas son las mujeres cuyos nombres nunca sabremos. Son las trabajadoras domésticas y las trabajadoras en granjas, las que trabajan en fábricas, en restaurantes, en la universidad, en ingeniería, en medicina, en ciencia…”

Además de hablar de abuso sexual, Oprah lanzó un mensaje contra el racismo. La presentadora estadounidense comenzó el discurso recordando un episodio de su infancia: “En 1964 era pequeña niña sentada en suelo de linóleo de casa de mi madre en Milwaukee, viendo como Anne Bankroft entregaba el Oscar al mejor actor en la 36ª edición de los premios de la Academia. Abrió el sobre y dijo cinco palabras que hicieron historia: ‘El ganador es Sidney Poitier’. Al escenario llegó el hombre más elegante que puedo recordar. (…) Nunca había visto a un hombre negro celebrando así. He intentado explicar muchos muchas veces lo que un momento así significa para una niña pequeña (…) Y soy consciente de que habrá alguna niña viendo ahora cómo yo me convierto en la primera mujer negra en recibir este premio.”

Para terminar, Oprah cerró su aclamado discurso con una llamada a la esperanza: “Tenemos un nuevo día en el horizonte y cuando finalmente amanezca será gracias a mujeres magníficas, muchas de las cuales están aquí en esta sala esta noche, y muchos hombres fenomenales que van a luchar duro unidos para garantizar que se llegue el momento en el que nadie tenga que decir nunca más 'yo también’ (me too)."