La motivadora carta de una madre a su hija: ‘Sé valiente, audaz y preciosa’

Toni Hammer ha escrito una motivadora carta de empoderamiento a su pequeña hija

María Fernández

La motivadora carta de una madre a su hija: ‘Sé valiente, audaz y preciosa’

Toda madre quiere que su hija sea feliz durante su vida futura, pero también que sea una mujer con mucha confianza en ella misma. En los últimos días, las redes sociales han viralizado una motivadora carta de una madre a su hija en la que le dedica frases como “Sé valiente, audaz y preciosa”. La responsable de esta emocionante misiva es la bloguera Toni Hammer, madre de la pequeña Lillian de 5 años, y su intención es intentar que su hija no pase por alguna de las experiencias que ella vivió ahora que empieza el colegio.

El empoderamiento de la mujer a través de una carta  

Las redes sociales se han inundado de comentarios positivos para el post de Facebook de esta madre que quiere inculcar valores de empoderamiento a su pequeña. Muchas mujeres se han sentido identificadas y han podido reflexionar sobre lo mucho que su vida se ve afectada por las opiniones de los demás.

Y es que esta carta es perfecta para una pequeña que tiene toda la vida por delante. Pero también contiene mensajes que no nos viene nada mal recordar de vez en cuando. Es una cuestión de autoestima, pero también de seguridad y de empoderamiento. Según los expertos, para mejorar la autoestima es muy importante hablarnos a nosotras mismas con un lenguaje positivo y dejar de lado todos esos ‘no’ que nos autoimponemos a diario y que nos limitan.

La carta de una madre a su hija que se ha hecho viral

Los mensajes de la emocionante carta de una madre a su hija

La carta empieza con un “A mi hija. No te disculpes cuando alguien tropieza contigo”. No es una invitación a ser maleducada, ni mucho menos. Es una motivación a ganar en confianza y seguridad.

Continúa con un “No digas ‘disculpa por ser una molestia’. No eres una molestia. Eres una persona con pensamientos y sentimientos que merece respeto.”

Esta madre quiere transmitirle a su hija la necesidad de ser valiente para no dejarse influir por el ‘qué dirán’: “No inventes excusas de por qué no quieres salir con un chico con el que no quieres salir. No le debes una explicación a nadie. Un simple ‘no gracias’ debe ser suficiente.”

Sigue la carta con un rotundo: “No le des demasiadas vueltas a qué puedes comer delante de la gente. Si tienes hambre, come, y come lo que quieras. Si quieres pizza, no te pidas una ensalada solo porque hay gente a tu alrededor. Pide la maldita pizza.”

Toni Hammer también invita a su hija a ser el tipo de mujer que quiera ser: “No te dejes el pelo largo para hacer feliz a otra persona. No uses un vestido si no quieres llevarlo”. ¿Por qué dejar que otros decidan cómo queremos que se nos vea?

¿Depender de alguien? No, gracias. “No te quedes en casa porque no tengas con quien salir. Sal contigo misma. Ten experiencias contigo misma y para ti.” Para vivir con otra persona, antes tienes que saber vivir contigo. Tú, a ti misma, te bastas.

También quiere mostrarle a su hija que no tiene por qué ocultar sus sentimientos: “No contengas tus lágrimas. Llorar significa que estás sintiendo algo que necesita salir. No es una debilidad. Es ser un humano.”

Esta madre quiere que su pequeña sea feliz, pero que su felicidad sea real: “No sonrías porque alguien te diga que lo hagas. No tengas miedo de reírte de tus propias bromas. No digas ‘sí’ para ser educada. Di ‘no’, porque es tu vida.”

En un mensaje que todas las mujeres deberían escuchar, anima a Lillian a decir todo aquello que quiera decir: “No ocultes tus opiniones. Habla y habla alto. Debes ser escuchada.”

La emotiva carta termina con una sentencia que se debería convertir en la frase de cabecera de cualquier mujer: “No te disculpes por ser quien eres. Sé valiente, atrevida y preciosa. Sin disculpas.”

Esta emocionante carta contiene mensajes que la pequeña Lillian aún no entiende, pero miles de mujeres se han sentido identificadas con estas palabras. Y tú, ¿con qué te quedas de esta carta tan motivadora?