Carta para el amor de mi vida: escribir al amor eterno

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Amores hay muchos; amores eternos, amor platónico, amores prohibidos, amor tormentoso, amores equivocados, amor de la infancia...y así un número ilimitado de amores que van pasando por nuestra vida, algunos desaparecen, pero otros se quedan para siempre.

El verdadero amor, el amor de tu vida, es ese que permanece para siempre en tu corazón. Y cuando hablamos para siempre, hablamos de todo ese tiempo que dura el amor, hasta que aparezca otro amor de tu vida. En cualquier caso, el amor de tu vida es el amor más importante que vas a tener, así que bien se merece un homenaje en forma de carta de amor.

Sea cual sea el amor de tu vida, si es tu novio actual, si es un amor de la infancia, o un viejo amor con el que fue imposible la relación, o aún está por llegar, escribimos por ti una carta para el amor de tu vida, para ese hombre ideal que se ha guardado la llave de tu corazón.

Ejemplo de carta para el amor de mi vida

Mi vida,

No estoy dispuesta a que pase un día más sin que sepas el papel que juegas en mi vida, sin que sepas lo mucho que te quiero, sin que sepas que eres tú el amor de mi vida. Por eso te escribo esta carta para que te llegue directa al corazón y hagas con estas letras lo que creas conveniente.

Pero debes saberlo, que toda mi vida gira en torno a ti, mis pensamientos no se apartan ni un segundo de tu imagen, mi boca sigue buscando tus besos en cada boca que encuentra y, aunque no estés a mi lado, mi cuerpo sigue siendo tuyo. Y así te voy buscando en otros cuerpos, en otras caricias y en otros abrazos.

Y sin embargo, no te encuentro en ninguno. Por un momento lo consigo, consigo traerte hasta mi y disfrutar de tu amor, pero enseguida te desvaneces y vuelvo a buscarte sin descanso. Porque la verdad es que necesito tu amor, porque eres tú el amor de vida.

Temo no poder recuperarte nunca, temo que la vida no nos vuelva a juntar, pero eso no cambia que mi corazón lleve escrito tu nombre y que mi emociones se mantengan con vida pensando en ti. Así que seguiré esperando que algún día regreses a mi vida, porque la verdad es que tú eres el amor de la mía.

Te quiero siempre.