Frases dulces de amor: un 'te quiero' de azúcar y un beso de chocolate

María Fernández

Es difícil describir el amor. Hay quien diría que es una llama que se enciende en tu interior y que se aviva con cada caricia y cada palabra romántica. Otros lo definirían como el roce espontáneo de una rosa recién florecida. Pero lo que nadie duda, es que cada beso enamorado produce una sensación dulce en el estómago, que aún pasado el tiempo puedes recordar. Hemos reunido para ti algunas de las frases de amor más dulces para que no sea tan complicado poner azúcar en tu 'te quiero'.

"El mejor tipo de amor es aquel que despierta el alma y nos hace aspirar a más, nos enciende el corazón y nos trae paz a la mente. Eso es lo que tú me has dado y lo que yo esperaba darte siempre" (de la película El diario de Noa de Nick Cassavetes). Solo con pensar en el amado, sonreímos como idiotas. Lo mejor de estar enamorado es que, aunque sabes que pones cara de tonta cuando os miráis, no te importa. De hecho, lo disfrutas.

"Uno no puede hacer nada por las personas que ama, solo seguir amándolas" (Fernando Savater, filósofo español). Y además, es lo que tu corazón te pide: querer cada día un poco más a tus compañeros de vida. Saber que cuentas con el apoyo incondicional de tus más cercanos te hace sentir segura y te anima a seguir adelante luchando hasta en los momentos más convulsos.

Frases románticas y dulces

Lo más dulce del amor verdadero es su capacidad de persistir hasta en las situaciones más críticas. "El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de un precipicio" (Stendhal, escritor francés). Pero todo esfuerzo monumental tiene una recompensa aún mayor cuando se está enamorado.

El amor te hace sentir como si estuvieras en una montaña rusa. Siempre, después de una vertiginosa caída que te lleva hasta lo más bajo, hay una subida. Por eso, amar es difícil, pero también es lo más placentero. "No sé si la vida es más grande que la muerte, pero el amor fue mejor que ambas" (de la película Tristán e Isolda de Kevin Reynolds).