Los Gallo son así según el horóscopo chino: todos los detalles

Así es este signo del zodiaco en aspectos como el amor o la amistad...

María Fernández

Conocer a un Gallo puede ser tan sencillo como leer las siguientes pistas que el zodiaco puede darte sobre este signo. Según cuenta el horóscopo chino, cada uno nos sentimos identificados por las virtudes del animal que era el protagonista en el año de nuestro nacimiento. Si naciste en alguno de los siguientes años, eres una mujer Gallo :1909, 1921, 1933, 1945, 1957, 1969, 1981, 1993 o 2005. Lo único que debes tener en cuenta es que si has nacido en enero, te sentirás más cercana a la forma de ser del animal del año anterior. El horóscopo chino te ofrece todos los detalles de los Gallo. 

El horóscopo chino y los Gallo

- Así es su personalidad. Los Gallo suelen ser personas tan seguras de ellas mismas que muchas veces parecen vanidosas y demasiado orgullosas. A los Gallo les gusta el lujo y la exclusividad y tratan de disfrutar de ellos siempre que pueden. Son algo fríos, pero también detallistas e ingeniosos. Son muy honestos y dicen las cosas a las claras.

- Con quiénes son más compatibles. Los Gallo tienen más afinidad con los Buey y con los Serpiente porque son quienes verdaderamente están dispuestos a descubrir su forma de ser. Otros signos como los Perro, Caballo o Tigre también pueden tener cierta afinidad con ellos, aunque para nada conseguirá esa compenetración como con los anteriores.

- Así son en el amor. Aunque no son muy de dejarse llevar por lo que su corazón siente, el amor consigue volverles un poco locos.  Los Gallo buscan tener una relación amorosa caracterizada por la franqueza y la seriedad. Sus parejas piensan que los Gallo no les quieren porque son poco cariñosos, sin embargo, suplen ese calor con muestras de confianza y pequeños detalles románticos. Antes de lanzarse a conquistar a nadie, o dejarse seducir, se piensan mucho qué hacer.

- Así son en el sexo. Cuando un Gallo tiene ganas de mantener relaciones sexuales, se las apañará para conseguir un compañero de cama. Puede que su sexo no sea el más cercano de todo el zodiaco, porque prefieren ir directos al grano, pero siempre están dispuesto a jugar.  Suelen valerse de lo inesperado para no caer en la rutina sexual, aunque a veces se conforman con tener una relación íntima. No les suele gustar lo obsceno.

- Así son en la amistad. No todo el mundo se atreve a ser amigos de un Gallo porque a primera vista los de este signo no resultan demasiado simpáticos. Dicen las cosas a la cara, incluso cuando no son buenas, y resultan un poco vanidosos. Sin embargo, cuando conoces de verdad a un Gallo sueles darte cuenta rápido de que tienen un gran corazón y que no suelen actuar con mala intención. Aun así, su círculo de amigos verdaderos, de esos en los que puedes confiar para todo, suelen ser limitados.

- Así son en la familia. Los Gallo suelen ser personas muy familiares ya que esta suele ser la única que no les juzgan por su forma de ser. Se sienten cómodos estando rodeado de los suyos, por lo que suele ser una pieza fundamental de la familia de la que forma parte. Suelen ser personas con bastante instinto maternal y paternal, por lo que desde jóvenes se imaginan teniendo hijos. En cualquier caso, no tienen prisa para formar una familia, sino que prefieren esperar el momento adecuado.

- Así son en el trabajo. Los Gallo tienden a tener mucho ingenio a la hora de resolver los problemas que le van surgiendo en sus jornadas de trabajo. Les gusta tener la atención a de la gente, por lo que pueden ser buenos en profesiones como las de artista o guía turístico. Son muy sinceros con sus compañeros de trabajo, a veces demasiado. Esto hace que se gane algunos enemigos que nunca llegan a descubrir la verdadera forma de ser de los nacidos en estos años.

- Así son en la salud. Los Gallo suelen tener algunos sustos en la salud a lo largo de sus vidas, aunque no demasiado importantes. Como nunca les suele pasar nada, no ponen demasiada atención a llevar una vida saludable. Suelen ser personas activas, pero según se van haciendo mayores se van acomodando en la vida sedentaria. Deben olvidarse de lo que el resto de la gente pueda pensar de ellas, porque en caso contrario acabarán sufriendo demasiado.