Falsos mitos: el peeling facial irrita y perjudica la piel

Beatriz Iznaola

El peeling facial es la mejor opción para renovar y desescamar tu piel. Todas las épocas del año son buenas para hacértelo, quizá la menos indicada es el verano, pero durante el resto del año podemos hacerlo cuando más nos convenga. Es un proceso dermatológico que elimina las capas externas de la piel y mejora su textura. Uno de los mitos más extendidos a lo largo del tiempo sobre este procedimiento es que irrita la piel, pero esto no es del todo cierto. Mientras el tratamiento esté supervisado y estudiado con anterioridad por un especialista no existirá riesgo alguno. 

El peeling facial no es irritante para nuestra piel

Este tratamiento tiene tres niveles de intensidad que dependerán del tipo de piel de cada persona y del objetivo que se busca. Esto siempre ha de estar controlado por un especialista, pues es donde más cuidado se debe tener. Si el nivel es el adecuado para el tipo de piel que se está tratando no habrá ningún problema como puede ser la irritación. Por esto, tú como paciente y cliente, al mismo tiempo, debes exigir que se estudie a fondo tu caso.

Los peelings permiten muchas mejoras como por ejemplo quitar las células dañadas y eliminar la acumulación de pigmentos producida por la radiación solar, sobre todo en verano. Existen distintos tipos de tratamiento en relación a tu piel y a la necesidad requerida. La tecnología va avanzando también en belleza, por lo que acorde con el grosor de la piel se puede llegar a complementar el peeling químico con el mecánico, lo que recibe el nombre de microdermoabrasión con punta de diamante. En los último meses ha nacido un nuevo tratamiento que se denomina hidrodermoabración. Este combina el peeling en sí con nutrición., lo cual resulta más que interesante.