Cómo evitar ruidos en casa

Mejora el aislamiento de tu hogar con estos trucos

Jorge García

 Cómo evitar ruidos en casa

Pocas cosas complican más la vida en comunidad o en familia que las molestias originadas por el ruido. Vamos a daros algunos consejos para mejorar el aislamiento de vuestra casa, pero antes tened en cuenta que la legislación marca unos límites de nivel de ruido en el interior de nuestra vivienda y si estos se superan puede ser porque nuestra casa está peor aislada de lo exigible o porque alguien hace más ruido de lo permitido. Si quien emite más ruido de lo permitido es un vecino tendréis que apelar a su sentido común o recurrir al ayuntamiento. Si quien genera mucho ruido está dentro de casa, la solución no estará en este artículo.

Cómo mejorar el aislamiento de nuestras puertas y ventanas

Las puertas y ventanas son los talones de Aquiles de nuestras viviendas y es fácil que sean el origen de nuestros problemas si el ruido que nos llega proviene del exterior de la casa.

+ En el caso de la puerta de entrada a veces la holgura con el suelo facilita el paso del ruido. Colocar un cortavientos sobre la cara exterior de la puerta puede mejorar el aislamiento.

+ Retirando los tapajuntas de las puertas podremos comprobar si hay holguras entre el cerco de la puerta y el elemento de madera al que lo fijamos. Si es así podemos sellar con espuma de poliuretano de alta densidad.

+ En el vestíbulo podemos absorber buena parte del ruido forrando las paredes de telas o usando mobiliario tapizado.

+ Algo parecido puede ocurrirnos con el cajón de la persiana. Conviene revisar el interior del mismo, de día y con la persiana bajada para apreciar la entrada de luz desde el exterior y localizad rendijas que sellar con la espuma de poliuretano.

+ En el caso de las ventanas con vidrios dobles tipo “climalit”  mejoramos su funcionamiento si los dos vidrios que los componen son de diferente espesor.

Cómo reducir el ruido que pasa a través de nuestra pared

+ Si tenemos clara la pared por la que entra el ruido podemos, en un primer paso, eliminar los enchufes que tenemos en esa pared, cegando con ladrillo o pasta de yeso el hueco del enchufe, pues los enchufes representan huecos por los que se cuela el ruido con mucha facilidad.

+ Si el problema persiste, podemos replantearnos la distribución y quizás disponer en esa pared un armario empotrado, una librería que atenúe el ruido o forrar la misma con un empanelado de madera tras el que podemos colocar aislamientos a base de láminas metálicas.

+ Si no conseguimos acabar con el ruido tendremos que hacer obra e independizar nuestro dormitorio o salón de los techos, suelos y paredes que tenemos ahora. Eso obligaría a reducir la superficie de la habitación al colocar tabiques aislantes, un falso techo aislante,… Pero esta reforma tiene muchos condicionantes y lo recomendable es que un arquitecto o aparejador os aconseje sobre lo más conveniente para vuestro caso particular.