Carta de amor a tu vecino: tan lejos, tan cerca del amor

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo escribir una carta de amor a tu vecino

Cupido se pone a lanzar flechas sin ton ni son y así resultan todas esas historias de amor tan complicadas y difíciles de entender. Y como ya hace tiempo que hemos dejado de preguntarnos los motivos de la selección amorosa, hemos decidido aceptar el amor tal cual viene.

Es lo que pasa cuando te enamoras de un desconocido en el metro, o cuando de repente empiezas a sentir algo distinto por tu mejor amigo, o cuando te das cuenta de que tu vecino de al lado tiene una sonrisa mágica. ¿Qué le vamos a hacer?. Pues todo lo posible por materializar el enamoramiento en una verdadera historia de amor.

Estamos dispuestas a ayudarte en el caso de que te hayas enamorado de tu vecino. Advertimos que el truco de la sal está ya desgastado, así que vamos a recurrir a lo que más nos gusta: las cartas de amor. No puede ser tan difícil hacerle llegar un mensaje de amor a tu propio vecino, ¿no? Fíjate en nuestra carta de amor a un vecino.

Ejemplo de carta de amor a tu vecino

Querido vecino:

Me he atrevido a escribirte esta carta de amor. No te asustes, por favor, y sigue leyendo esta declaración, porque me gustaría que comprendas mi situación. Tal vez así entiendas por qué no me atrevo ni a mirarte a los ojos, por qué elijo las escaleras en vez de subir juntos en el ascensor, por qué mi sonrisa es tan breve.

Y es que no me atrevo a estar junto a ti, no me atrevo a acercarme a ti, porque desde el día que llegaste sentí que eras especial. Y en todo este tiempo no he querido molestarte, a pesar del tiempo que he pasado buscando una excusa para llamar a tu puerta. Pero es que no me atrevo.

Me he imaginado toda tu vida a partir de tu música, a partir de tus ruidos cotidianos, de tus rutinas que traspasan las paredes. Tu vida que está tan cerca de la mía que puedo oírla, que puedo sentirla y, sin embargo, está a la vez tan lejos que tengo que imaginármela a partir de retazos.

En esta declaración de amor quiero decirte que estoy casi loca por ti. Y que tal vez llegue un día en que me atreva y pase de saludarte a invitarte a una copa. Pero vayamos despacio, porque de momento no me atrevo. Vayamos despacio, y empecemos por pedirte una pizca de sal.

Hasta pronto.