Carta de amor para hacer una confesión

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo hacer una carta de amor y confesión

Firmes defensoras de las cartas de amor, creemos que debemos retomar esta vieja costumbre de expresar nuestros sentimientos por escrito y recuperar algo de ese romanticismo perdido. Hoy en día no solo encontramos nuevos formatos más modernos para las cartas de amor, sino que además hemos encontrado diferentes objetivos de nuestros cartas.

Porque una carta de amor no es solo para mandar un mensaje de amor, o para decir "te quiero", o para celebrar un aniversario o para romper una relación. También podemos utilizar las cartas de amor para pedir perdón, para agradecer algo o para decir algo que nos atrevemos a decir cara a cara. Te damos algunas ideas para hacer una carta de amor de confesión.

Qué confesar en una carta de amor

El concepto confesión está tan ligado a la tradición religiosa que lo primero que nos viene a la cabeza cuando hablamos de hacer una confesión es algún pecado. Y un pecado lo podemos confesar perfectamente en una carta de amor, especialmente esos pecados amorosos, como una infidelidad, una mentira o una intención que tu pareja desconoce.

Pero en una carta de amor también se pueden confesar viejas historias del pasado que pueden ser importantes para tu relación actual, aspectos de tu personalidad que tienes bien escondidos pero que tu novio debería saber, proyectos de futuro que no incluyen a tu pareja actual o decisiones unilaterales que afectan a vuestra situación.

Puedes escribir una carta de amor para confesar problemas financieros, para dar una buena o mala noticia, para anunciar un cambio importante en tu vida. Y puedes mandar una carta de amor para confesar que le quieres o que no le quieres, que quieres casarte con él, que le dejas, que te has enamorado de otra persona y hasta puedes confesar que te sientes perdida.

Cómo hacer una confesión con una carta de amor

Cómo hacer una confesión en una carta de amor

Seguramente tendrás bien claro qué es lo que quieres confesar, pero no tanto la forma de hacerlo. Ya que vas a escribir tu confesión en una carta, es mejor que lo hagas bien. Empieza tu carta como si tratara de una carta de amor clásica, utilizando las expresiones habituales de "amor", "cariño", "mi vida" o cualquier otra que vaya bien con tu relación.

En los dos primeros párrafos procura escribir aspectos positivos de vuestra relación, habla con optimismo del futuro y con agradecimiento por el amor recibido. El tercer párrafo utilízalo para ir cambiando un tanto el tono amoroso y romántico de la carta y empezar a ambientarte en la confesión en sí, que ocupará el último párrafo.

Lógicamente, no es lo mismo confesar que estás esperando un bebé que confesar que te has enamorado de otra persona, pero en ambos casos, en cualquier confesión, procura ser clara, sincera y contundente para que no haya malentendidos respecto al mensaje que quieres hacer llegar.