9 consejos para cuidar tu nuevo piercing

Andrea Azcona

Si te acabas de hacer un piercing, no descuides estos consejos básicos para que tu pendiente cicatrice bien y no se produzca ninguna infección que haga que te arrepientas de haberte perforado. Es importante tener una buena higiene y cuidarlo para lucir un piercing bonito.

Piercing: higiene y cuidado

1. El primero y más básico de todos los consejos: lávate muy bien las manos con agua y jabón antes de tocar tu piercing. Al estar recién hecho, es probable que la zona esté roja e inflamada por lo que es muy fácil que se infecte si no se tiene una correcta higiene.

2. Un vez tengas las manos limpias, con un bastoncillo higiénico y agua, debes humedecer la piel de alrededor del piercing para ablandar las costras que se vayan formando e ir retirándolas sin hacernos daño. Recuerda que sólo debes retirar aquellas costras que estén blandas, una vez secas no intentes arrancarlas porque tu piel se infectará.

3. Después, lava bien la zona del piercing con jabón neutro y acláralo con abundante agua.

4. Aplica suero fisiológico en el piercing y con mucho cuidado, mueve el piercing de un extremo a otro para que el suero entre por el orificio y lo limpie.

5. Recuerda secar siempre la zona con una gasa esterilizada o un bastoncillo, pero nunca con las manos, una toalla o algodón, porque esto sólo hará que la zona se vea expuesta a microbios que la infecten con más facilidad.

6. Durante estos días que dura la cicatrización, no te quites el piercing ni lo cambies por otro. Hasta que no se haya cerrado la herida evita ponerte ropa muy ceñida que roce con el pendiente o pueda desgarrarlo.

7. Tampoco es recomendable aplicar maquillaje ni cremas en la piel del orificio. Si es época estival, mucho cuidado con el agua de la piscina o spa, ya que el cloro no favorece la curación del piercing.

8. Si tu piercing está en la zona de la boca (labio, lengua...) o en los genitales, evita practicar sexo oral o mantener relaciones hasta que no haya cicatrizado totalmente. Esto puede librarte de más de un buen susto en cuanto a ETS e infecciones para tu pendiente.

9. Si notas picazón, dolor anormal o pus, y sospechas que el piercing pueda estar infectándose, no utilices alcohol ni agua oxigenada porque puede retrasar la cicatrización de tu pendiente; mejor opta por ir a la farmacia y solicita una crema antibiótica o desinfectante. Si ves que tu perforación no mejora, es hora de acudir al médico y que él valore la situación.

¡Cuida de tu piercing y lúcelo!

Puedes leer más artículos similares a 9 consejos para cuidar tu nuevo piercing, en la categoría de Salud en Diario Femenino.