Los peligros de Twitter: despedida por un 'tuit'

 Cuidado con Twitter

Un tuit es, en esencia, un mero comentario de pocas palabras. Pero, en potencia, posee el poder de llegar a millones de personas y causar reacciones que no imaginamos, como nuestro propio despido.

Una nueva aplicación llamada ‘Fire Me’ (Despídame) reúne los tuits de contenido negativo relacionado con aspectos negativos. De esta forma, nuestros superiores pueden consultar fácilmente si criticamos en Twitter algún aspecto relacionado con nuestro trabajo.

Así que si no quieres tener problemas, ten cuidado con lo que tuiteas e incluso con lo que dices porque en el mundo en el que vivimos, apenas somos dueños de nuestras palabras, cualquier persona con un móvil e Internet en sus manos parece tener derecho a grabarnos, fotografiarnos y publicar lo que quiera sobre nosotros. Es el peligro de la era digital.

Despedidos por un tuit

Es lo que ha ocurrido en California durante la pasada conferencia de desarrolladores de PyCon, la concentración más importante de la comunidad Python. Sentado en el público, un desarrollador que trabajaba para la startup Playhaven hizo un chiste de índole sexual sobre el tamaño de un dongle o dispositivo de hardware y se rió junto a su compañero de al lado. Hasta aquí todo normal.

El comentario sale desproporcionadamente de su ámbito privado cuando la chica que se encontraba sentada justo delante considera que el chiste es sexista y ofensivo, por lo que decide sacar una fotografía de los hombres que se han reído y publicarla junto a un post en su blog personal, donde explica que se siente incómoda con los chistes que hacen a su alrededor.

Adria Richards, que trabajaba para la empresa SendGrid, no parece satisfecha y mientras continúa en la conferencia decide enviar su malestar en un mail a PyCon y tuitearlo con el hastag #pycon. Inmediatamente, todos los asistentes que seguían los comentarios en Twitter sobre la conferencia, ven el tuit de Richards. Los organizadores deciden entonces expulsar a los dos hombres que figuran en la fotografía.

Pero las consecuencias del comentario de Richards no han hecho más que comenzar. La empresa en la que trabajaba el chico que hace el chiste comunica inmediatamente que no toleran comportamientos dudosos y despiden al trabajador, quien decide criticar en Hacker News la acción de Richards. Finalmente, la mujer es también despedida.

Hace apenas diez años, la historia del chiste desafortunado no habría sobrepasado el ámbito de la conferencia. Hoy en día, todo es posible, incluso las reacciones desproporcionadas en un mundo ¿demasiado? interconectado.

Esther Ruiz  •  martes, 18 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x