El Feng Shui en el trabajo

El Feng Shui en el trabajo

El modo de vida procedente de la tradición milenaria china que conocemos como Feng Shui, puede ayudarnos a conseguir una estabilidad en el trabajo y mejorar nuestra productividad. Se trata, en cualquier caso, de dejar fluir la energía positiva de forma que consigamos el bienestar tanto emocional como laboral. Así, los recursos del Feng Shui van destinados tanto a una más eficacia laboral, como a consegur un empleo como a incrementar nuestros recursos económicos. 

Aspectos básicos del Feng Shui en el trabajo

Al igual que ocurre con el Feng Shui en el hogar, el objetivo del Feng Shui en el trabajo es canalizar las energías del entorno que nos rodea y armonizarlas para sentirnos más a gusto. Ya sabemos que un entorno de trabajo agradable puede mejorar la productividad y, por lo tanto, nuestra posición en la empresa. 

Así pues, un entorno agradable pasa por una mesa de trabajo ordenada y limpia sin acumalación de papeles y en equilibrio con el resto del entorno. El Feng Shui recomienda los escritorios sin esquinas, mejor con bordes redondeados para atraer la lealtad. Y para ayudar a encontrar la energía positiva, nada mejor que colocar una planta de hojas redondas junto a nosotras.

También es importante colocar en nuestro escritorio objetos agradables que fomenten nuestro equilibiro emocional, para poder estar más concentradas. Desde una figura decorativa que identifique nuestra profesión, a la foto de un ser querido o una imagen de un paisaje relajante. Y por supuesto, debemos disponer de una buena iluminación.

Ubicación de la mesa de trabajo

Sin embargo, lo más importante es la ubicación del escritorio. Como lo más probable es que no podamos orientar nuestra mesa o nuestra oficina hacia el punto cardinal óptimo, tendremos que jugar con los elementos que tenemos para que las energías puedan circular libremente. Lo ideal es que la mesa se encuentre de forma que podamos controlar la puerta.

En ningún caso se recomienda trabajar de espaldas a una puerta, porque nos dejaría expuestas a posibles traiciones laborales. Pero si no se puede evitar, lo mejor es disponer de una silla con un respaldo alto, que literal y metafóricamente proteja nuestras espaldas.

Tampoco es aconsejable, aunque es muy frecuente en los profesionales que trabajan en su domicilio, aprovechar el hueco de una escalera o un bajo techo para colocar una mesa de trabajo, porque estaríamos poniendo trabas a nuestro desarrollo profesional o lo que es lo mismo, nuestro "techo" laboral tendría los límites impuestos.

Laura Vélez  •  jueves, 9 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x