Aloe vera: de Cleópatra a la cosmética moderna

Los beneficios del aloe vera o sábila, como también se le conoce, son conocidos desde hace más de tres mil años y es por eso y por su capacidad de adaptación a cualquier tipo de suelo, se ha difundido por el mundo para suerte de los humanos y particularmente de las mujeres.

Esta planta es una de las más usadas con fines curativos. Existen más de 200 especies originarias del este y sur de África. De sus propiedades curativas se hablaba ya en algunos papiros egipcios de la Antigüedad y se conoce que la bella Cleopatra incluía el Aloe en las míticas cremas y bálsamos cosméticos que sedujeron al mismísimo Marco Aurelio y parte del Ejército Romano que lideraba.

Los beneficios del aloe vera o sábila


os beneficios del aloe vera o sábila
Pertenece a la familia de las liliáceas, es una planta perenne, de naturaleza herbácea, cuyas hojas carnosas, insertadas en apretada espiral, terminan en puntas afiladas y con bordes espinosos, morfología típica de la vegetación de las regiones áridas, que le confieren una alta resistencia a la falta de agua.

Del interior de sus hojas se extrae el llamado cristal, que es una sustancia cristalina de olor penetrante y desagradable pero rica en vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, E y ácido fólico. Además contiene minerales, enzimas digestivas, aminoácidos esenciales y polisacáridos que estimulan el crecimiento de los tejidos y la regeneración celular.

En esa sustancia gelatinosa de la sábila se han hallado propiedades laxantes, antibióticas, desintoxicantes, purificadoras y antiinflamatorias.

La sábila es especialmente efectiva para casos de úlceras gástricas, hemorroides, infecciones pélvicas y afecciones del hígado y la vesícula, en buena medida debido a su acción cicatrizante y antiinflamatoria, potencialidades comprobadas en su uso tópico para la protección de la piel, la acné y el tratamiento de quemaduras.

La obtención del jugo debe realizarse mediante el prensado en frío de la pulpa o "cristal" y sus aplicaciones tienen una amplia utilización en la cura de afecciones bucales, debido a sus propiedades bactericidas y antiinflamatorias, las que en forma de gárgaras o enjuagues contribuyen a la rápida mejoría en casos de gingivitis, piorrea, aftas, laringitis, amigdalitis y faringitis.

Es muy beneficioso además para la repoblación de la flora del colon y a la normalización de la función intestinal; mientras su aplicación tópica permite enfrentar afecciones de la piel como picaduras de insectos, quemaduras solares o químicas.

Su fácil cultivo hace que podamos tenerla disponible en nuestros patios o terrazas. De necesitarla, basta cortar con cuidado una de las hojas, siempre lo más pegado al tallo posible. Pele la sábila con un cuchillo bien afilado y quédese solo con el cristal. Píquelo en pequeñas porciones, de acuerdo al uso que le dará, y guárdelos en el congelador en un pomo de cristal bien limpio y vaya usándolos poco a poco.

Como su acción es variada, puede cortar el cristal en forma de supositorios u óvulos vaginales, y así será más fácil de aplicar para las hemorroides o inflamaciones pélvicas respectivamente. Por el contrario, si se trata de úlcera gástrica, las porciones recomendables son de un centímetro cuadrado en forma de dado, y si son trastornos en la piel, los fragmentos deben ser más finos pero de tamaño variable, de manera que cubran toda la lesión.

Otra manera de emplear el aloe vera es batiendo toda la hoja, con poco agua, en una licuadora y luego colándola. Se pone a enfriar y se toma en porciones pequeñas acordes con los trastornos que presentes, si son de tipo digestivo es bueno una cucharada grande al menos tres veces al día. En casos de acné se aplica esta loción con la yema de los dedos por toda la cara.

Esta misma forma de preparación funciona como un champú natural que le revitalizará el cuero cabelludo.

Rosa Mañas  •  martes, 13 de octubre de 2009

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x