Lo que jamás debes hacer en el cuidado de tu piel

¡Evita cometer estos errores!

Beatriz Martínez
Revisado por Gemma Prudencio Sancho, Cosmetóloga, el

Lucir una piel sana, bonita, sedosa, hidratada y libre de manchas y rojeces no solo es cuestión de genética. Los cuidados que le damos también tienen mucho que decir al respecto. Y es que, está por un lado lo que sí debemos hacer y por otro, los errores que jamás debemos cometer en el cuidado de nuestra piel ¡los analizamos uno a uno!

Cuidados de belleza ¿qué es lo que NO debes hacerle a tu piel?

No todo vale a la hora de cuidar nuestra piel, de hecho, hay una serie de cosas que, sea por desconocimiento, falta de tiempo o pereza, a veces hacemos y que en verdad no le viene nada bien a nuestra piel. Conocer estos hábitos será el primer paso para dejarlos de lado. ¡Ahora sí que sí será mucho más sencillo presumir de piel perfecta! Veamos cuáles son los errores más comunes en el cuidado de la piel y que más perjudican su salud.

1 Tocarte la cara constantemente 

¿Cuántas veces dirías que te tocas el rostro al cabo de día? Seguro que muchas más de las que crees. Has de saber que las manos pueden ser transmisoras de gérmenes y otros agentes que pueden agravar el acné, las rojeces y demás imperfecciones. Así que, o estás pendiente de dejar tus manos sobre la mesa, o te las lavas con más frecuencia si cabe.

2 Irte a la cama sin desmaquillar

Si quieres lucir una piel oxigenada y con aspecto sedoso, no te vayas nunca a la cama sin desmaquillarte, incluso si es muy tarde o si estás agotada. La cosmética que puedes encontrar en el mercado hoy en día te ofrece texturas variadas en gel, cremas, leche limpiadora, toallitas húmedas… para que elijas el producto más adecuado para ti ¡no hay pereza que valga!

3 No limpiar la piel ni tampoco hidratarla

El éxito de cualquier tratamiento de belleza empieza por la limpieza de la piel y su hidratación. Sin estos pasos, no habrá éxito en los tratamientos. Aquí el secreto está en aplicar productos adecuados para cada tipo de piel

4 Hacerte la limpieza facial en manos de no profesionales

Es importante que te hagas una limpieza profunda cada vez que te toque según las características de tu piel, más o menos, un par de veces al año, para dejarla libre de puntos negros y darle un aspecto impecable a tu rostro. El error estaría en no hacer dicha limpieza o en hacerla de manos de no profesionales, que no quiere decir que te tengas que gastar mucho dinero, hay centros de calidad muy económicos, solo es cuestión de buscar un poco.

5 No usar crema de noche

Durante la noche la piel no descansa, al contrario, trabaja intensamente para reparar todo lo que ha desgastado a lo largo del día. Por la noche es más receptiva a los tratamientos, más permeable, los activos penetran y se absorben con más facilidad. Lo ideal es que busques un producto que repare tanto el ADN dañado como el manto hidro lipídico que nos protege.  

6 Usar la misma crema de día que de noche 

No es que sea malo, pero tampoco es lo mejor para tu piel ya que es diferente la formulación de las cremas de día que las de noche. Las primeras contienen filtros solares, partículas reflectantes de la luz, propiedades hidratantes que mejoran el acabado del maquillaje, mientras que las segundas tratan aspectos más específicos como activadores de la renovación celular.

7 Cambiar constantemente de productos 

Si has encontrado uno de calidad que te sienta bien ¡quédate con él! Aplicarte muchos o distintos principios activos puede llegar a cansar tu piel y dilatar los poros o incluso a crear sensibilidad por tanta mezcla de activos. Además, es necesario ser constante para poder ver los efectos inmediatos y a largo plazo de un producto.  

Más errores que es mejor dejar de lado cuanto antes en el cuidado de tu piel

Como ves, no es tan complicado esto de cuidar la piel como se merece, tan solo hay que prestar un poco de atención, saber que lo no hay que hacer, ser constantes y dejar de lado la pereza. ¿Te apuntas?

8 Usar cremas de baja calidad

Igual que con el tema de la limpieza, no hace falta gastarse mucho dinero en cremas ni cosméticos, pero tampoco vayas a lo más barato ya que puede ser sinónimo de baja calidad. Lee bien la etiqueta y los ingredientes y te será mucho más fácil hacer tu elección.

9 Elegir cosméticos que no cubren las necesidades de tu piel 

Lo que le funciona a tu mejor amiga no tiene por qué ser lo más acertado para ti. Tampoco esa crema que promocionan en las redes sociales. Cuesta, pero no hay que dejarse llevar por la opinión popular, más vale prestar atención a las necesidades de la piel de cada una, belleza consciente, y elegir en función de estas.

10 Apretar los granos 

Los dermatólogos desaconsejan apretar los granos ya que, de no hacerlo bien, se podrían infectar. Si eres de tener acné, opta por una limpieza adecuada, así como por el tratamiento correcto. Se recomiendan cremas ligeras que absorban rápido, con ácido glicólico, ácidoo salicílico, ácido lactobiónico... Si tan solo se trata de un grano inoportuno mejor taparlo con un poco de make up y luego lavar bien el rostro al llegar a casa. Hay rolones en la farmacia efectivos con antibiótico para granos y espinillas, para tratar una zona localizada, y pomadas con perióxido de benzoilo. Pero estos activos farmacológicos resecan mucho la piel. También es importante el protector solar oil free para prevenir posteriores marcas y manchas provocadas por el sol. 

11 Usar la misma crema para toda la piel 

El sérum, el contorno de ojos, la crema anti-edad… cada una tiene su función. Por ello, no debes usar la misma para todo el rostro. Tan solo la crema hidratante es la que podrás ponerte en toda la piel, a no ser que indique que el sérum es para toda la cara, un sérum multi uso. Ésta es la tendencia, simplificar las rutinas de belleza.

12 Elegir cosméticos sin protección solar

¿Sabes que este es el error más común a los veinte años? Los dermatólogos nos lo dicen cientos de veces: el sol perjudica la piel, en verano y también el resto del año, es más, está demostrado que existe una relación directa entre el exceso de sol y el envejecimiento prematuro. Por eso es recomendable usar todos los días una crema hidratante con filtro solar.

13 No seguir el orden adecuado

En este caso el orden de los factores sí altera el producto. Primero desmaquillamos, limpiamos y aplicamos las cremas en el orden adecuado: tónico, el contorno de ojos, el sérum y la crema hidratante. Si fuera para el día, limpiamos bien el rostro, aplicamos la crema y luego el maquillaje.

14 Seguir unos hábitos inadecuados

Debes tener en cuenta que la piel se cuida por fuera y por dentro. Por eso, hábitos como fumar, dormir menos de 8 horas seguidas, así como el estrés, un ritmo de vida acelerado o tomar en exceso los alimentos procesados, altos en azúcares o en sal pueden hacer que tu piel presente un aspecto apagado por mucho que tú te empeñes en usar las mejores cremas del mercado.

15 No guardar los productos en un lugar adecuado

Último error que no menos importante: guardar los cosméticos en el lugar que no les corresponde. Es necesario que los pongas en un armario o neceser alejados del calor, la luz y la humedad. De lo contrario podrían estropearse según el componente, la vitamina C, por ejemplo, se oxida con la luz. 

Ahora que ya conoces lo que jamás debes hacer con el cuidado de tu piel es hora de comenzar a mantener unos hábitos menos perjudiciales para ti. ¡Toma nota de todos ellos! 

Puedes leer más artículos similares a Lo que jamás debes hacer en el cuidado de tu piel, en la categoría de Cremas en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: