Crema de día y crema de noche, ¿son ambas necesarias?

Cada una tiene sus funciones y sus beneficios sobre nuestra piel

Olivia Blanc
Olivia Blanc Periodista

Cremas de día y cremas de noche Cuando nos acercamos a nuestra farmacia, salón de belleza o perfumería de confianza y pedimos una crema de día y/o una crema de noche para el rostro, los expertos nos harán preguntas como: para qué tipo de piel, si la queremos para el día o para la noche o si preferimos sérum o crema. Muchas veces tenemos la sensación de estar siendo víctimas de una estrategia comercial en la que el dependiente quiere cargarte con la mitad del establecimiento a costa de tu cuenta corriente. Es ahí cuando te preguntas ¿realmente son necesarios estos productos para cuidar mi piel? ¿no sería suficiente con una sola crema para mantenerla hidratada? Te vamos a dar las claves para una rutina completa, en la que tanto la crema de día como la crema de noche son necesarias, pero sin necesidad de pasarte.

Cremas de día y cremas de noche, ¿son ambas necesarias? 

Y la respuesta es sí, totalmente necesario. Si tienes a partir de 25 ó 30 años, las cremas de noche son obligatorias para el cuidado de la piel, pues es cuando esta empieza a producir menos colágeno y va perdiendo elasticidad. La diferencia estriba en las características de cada crema y que cada una está diseñada para utilizarla en un momento del día. Las palabras que resumen las funciones principales de las cremas de día son hidratación y protección y las que resumen las funciones de las de noche son nutrición y regeneración.

crema de día y crema de noche, ¿son ambas necesarias? La importancia de la crema de día 

Según nos cuenta Mercedes Calero, titulada en estética integral y cosmetología y propietaria del centro Body Form, "los componentes de las cremas de día están destinados a la hidratación de la piel, es decir, aportan a la piel los componentes y el agua que esta necesita para recuperar las pérdidas, a la vez que la protegen de los radicales externos". Y es que durante el día, nuestra piel está expuesta a los rayos UV, la polución, el estrés, el maquillaje. Por esto las cremas de día deben llevar siempre protector solar, "al menos del 30 ó 50 por ciento y, si no lo llevan, aplicaremos la protección solar y después de unos minutos, una vez absorbido, la crema diaria", explica Calero. Además, las cremas de día suelen ser más ligeras y menos grasas, pues están diseñadas para llevarlas debajo del maquillaje. Otro punto importante para lucir una piel perfecta es utilizar la crema más adecuada según tu tipo de piel: grasa, seca, mixta o envejecida.

Funciones de las cremas de noche

Durante la noche, la piel se regenera y nutre, por ello es necesario limpiar y tonificar el rostro antes de aplicar el tratamiento de noche porque no hacerlo y no desmaquillarlo correctamente puede ser fatal para la piel y esta no absorberá el producto que apliques. Las cremas de noche preparan la piel para las agresiones del día siguiente, a la vez que la reparan y la nutren. Mercedes Calero explica que las cremas que nos aplicamos por la noche "son ricas en los componentes que la piel necesita, pero sobre todo, en lípidos". También añade que "estas cremas, en ocasiones, son recomendadas para utilizar durante el día, sobre todo en casos de pieles muy secas o maduras, aunque hay que utilizarlas por un corto periodo de tiempo para no engrasar demasiado". Estas cremas suelen ser mucho más untuosas y a veces llevan componentes que pueden ser irritantes por el día por sus características regeneradoras. Aplicar estas cremas como rutina nocturna, se traducirá en un efecto de buena cara al día siguiente. Por supuesto, no debes olvidar el contorno de ojos y una buena exfoliación una o dos veces por semana.

Acabamos de desglosar las virtudes de las cremas de noche, los estudios más recientes revelan que, a medida que la piel va siendo más madura, la utilización de sérum especializados en componentes nutritivos es lo ideal. "Las moléculas del sérum son mucho más pequeñas que las de la crema hidratante, por ello penetran mejor en el poro de la piel; la capacidad de penetración en el caso del sérum es de entre un 10 y un 15% y de un 1% en el caso de las cremas", nos aclara Mercedes Calero.