Los usos del sérum para el cuidado facial

Teresa Guerra

 Serum en el cuidado facial

Los tratamientos faciales más radicales, como el peeling o la radiofrecuencia, no deben desmerecer el cuidado diario de nuestra piel. Para conseguir la mayor eficacia uno de los productos a los que podemos recurrir es el sérum, pues siempre que lo hagamos correctamente su aplicación nos supondrá grandes beneficios.

El sérum es, como su nombre indica, un suero compuesto por líquido y que contiene activos que debemos aplicarnos sobre la cara, cuello y contorno de los ojos antes de proceder a usar mascarillas o cremas faciales. Gracias a los activos que contiene, el sérum es capaz de penetrar hasta las capas más profundas de la piel y fortalecerlas.

Los beneficios del sérum en el cuidado facial diario

Dentro de los productos de cuidado cosmético en casa, el que contiene mayor concentración de sustancias activas es el sérum, pero dicho sérum carecen de lípido, por lo que deben aplicarse antes de nuestras cremas de día y de noche.

Los sérum, al tener textura acuosa, tienden a absorberse rápidamente, y podemos tender a sobreaplicarlos en la piel, cosa que no es necesaria ya que la piel asume hasta una cantidad de activo desechando el resto, por lo que se desperdiciaría. Sobre el rostro debemos aplicar unos 3 a ml., aplicando a continuación nuestra crema de día o de noche correspondiente.

Hay muchos sérum que por su estructura liviana y no tener sustancias volátiles como alcoholes son aptos para usarse en el contorno de ojos, aplicándose antes de la crema de la zona correspondiente, pero debemos tener siempre cuidado de no aplicar ninguno que pueda dañar los ojos, o usar uno diferente para esta zona que en el resto de la cara.

Por lo tanto el uso de sérums conseguirá potenciar los tratamientos faciales y así obtener resultados visibles en un menor espacio de tiempo, pero en ningún caso sustituirán el uso de las cremas y limpieza facial diaria necesaria para el cuidado de nuestra cara.