Tipos de contracciones que sufren las mujeres durante el embarazo

Tipos de contracciones que sufren las mujeres durante el embarazo
Cuando una mujer se queda embarazada por primera vez, siempre piensa en las contracciones, esto es, el endurecimiento del abdomen como consecuencia de la actividad del músculo uterino. ¿Sabré reconocerlas? ¿Cómo diferenciar entre las contracciones habituales y las que anuncian que ha llegado el momento del parto?

Contracciones focales y generalizadas, una constante durante el embarazo


Conforme el bebé va creciendo, sus movimientos cada vez son más constantes, va aumentando de peso y la presión que ejerce cada vez es mayor. Y el útero es un músculo que se contrae y se dilata, por lo que dependiendo de lo más o menos rígido que se encuentre así serán las contracciones.

Las primeras contracciones que surgen son las conocidas como 'contracciones focales'. Se tratan de simples pinchazos que la embarazada nota cuando el bebé se mueve; mientras que cuando el embarazo está ya muy avanzado y la mujer hace algún movimiento se les denomina 'contracciones generalizadas'. Estas contracciones son muy pequeñas y no tienen la mayor importancia.

Después llegarán las 'contracciones de Braxton Hicks'. Y es que a partir del cuarto mes, el cuerpo de las mujeres, y sobretodo el útero, tiene que ir preparándose para el momento del parto. En este caso las molestias, que no dolores, duran entre 30 y 60 segundos y la embarazada nota una presión y endurecimiento del útero que tampoco tiene mayor importancia.

Contracciones del parto: el útero se prepara para la salida del bebé


Y por fin llegan las 'contracciones del parto'. Nueve meses de embarazo y de ilusión para ver la carita del bebé que comienzan a llegar a su fin cuando el útero empieza a dilatarse y prepararse para salida del niño.

Tipos de contracciones que sufren las mujeres durante el embarazo

Al principio el espacio entre una y otra es muy grande. Una presión acompañada de un pequeño dolor que poco a poco se va incrementando hasta que, de repente, para. En las madres primerizas están contracciones que se repiten a intervalos muy irregulares suelen darse durante todo un día antes del parto.

Cuando las contracciones se repiten cada 10 minutos más o menos, el cuerpo comienza a acelerar la dilatación del útero y el parto es inminente. Estas contracciones sí son dolorosas y cada vez se nota más la presión que ejerce el bebé en la vagina. En estas últimas contracciones el dolor cesa entre una y otra, momento que deberás aprovechar para respirar profundamente e intentar relajar los músculos antes de la próxima contracción.

Ángela del Caz  •  jueves, 30 de junio de 2011

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x