3 formas sencillas de limpiar joyas de oro en casa

Consejos para que tus joyas de oro brillen como el primer día

Beatriz Martínez

Las joyas de oro pueden volverse opacas y perder el brillo que las caracteriza debido al paso del tiempo y a la acumulación de suciedad. Ahora puedes lograr que luzcan como el primer día siguiendo estos consejos. Y no, no nos referimos a las costosas limpiezas de la alta joyería, sino a las formas sencillas de limpiar joyas de oro en casa tú misma con un método rápido y muy eficaz. 

Cómo limpiar las joyas de oro en casa

1 Agua y detergente líquido de lavavajillas

Pon en una taza agua caliente, nunca hirviendo o podrías dañar las joyas de oro y las piedras preciosas que las acompañan. A continuación, vierte unas cuantas gotas del jabón líquido que usas para el lavavajillas, remueve con una cuchara y sumerge tus joyas de oro. Para que sea aún más efectivo, en lugar de agua del grifo puedes usar un poco de agua carbonatada. Déjalas unos instantes hasta que veas que la suciedad empieza a desprenderse. Puedes frotar con un cepillo de dientes para quitar las manchas más resistentes. Una vez hayan quedado todas las joyas limpias, aclara con agua templada. Ya solo falta secar con un paño suave.

2 Pasta dental para limpiar el oro

La pasta de dientes se ha convertido en un gran aliado cuando de limpiar piezas delicadas se trata. Usa un cepillo de dientes, o cualquier otro que tenga las cedras suaves. A continuación pon un poco de pasta de dientes, humedece con agua y frota en la superficie de la joya con cuidado, haciendo hincapié en los rincones. Cuando hayas terminado, quita los restos de pasta de dientes y suciedad con agua tibia y seca con una gamuza suave. La pasta dental tiene la gran ventaja de no ser agresiva con el oro, por lo que podrás limpiar tus joyas siempre que lo necesiten.

3 Amoniaco para una limpieza profunda

Este método para limpiar las joyas de oro es efectivo, pero no se debe emplear muy a menudo por ser agresivo. Sirve pues, para la limpieza profunda y poco frecuente. Pon en un bol seis cucharadas de agua y tan solo una de amoniaco, mejor si utilizas guantes para proteger la piel de tus manos. Mezcla bien y sumerge las joyas a tratar. Déjalas un minuto, no más para que no se dañen. Puedes sacarlas con la ayuda de un colador y ponerlas bajo agua templada para eliminar cualquier resto. Seca bien con un paño limpio y suave, y deja reposar unos minutos antes de ponértelas o guardarlas para su completo secado.

Cómo NO debes limpiar nunca las joyas de oro

+ No utilices nunca agua hirviendo, menos aún si las joyas tienen incrustaciones de gemas o piedras preciosas.

+ No uses lejía, ni cloro ni cualquier otra sustancia agresiva que pueda corroer la superficie de las joyas.

+ Si necesitas limpiar con alcohol la cadena de la joya que sea con un trapo humedecido, no sumerjas las joyas de oro en una solución a base de alcohol.

¡Tus joyas estarán perfectas!