Diarrea: cómo prevenir la descomposición y remedios caseros para sobrellevarla

Diarrea: prevención y solución

Todos nos hemos sentido descompuestos alguna vez y sabemos la debilidad que produce y cómo afecta a nuestras actividades diarias. Se trata de una disfunción intestinal que genera evacuaciones frecuentes y líquidas acompañadas de dolor abdominal. Una vez descartado un problema importante, la diarrea no es más que la reacción de nuestro organismo ante algo que nos sienta mal. Sin embargo, la pérdida de líquidos y minerales es algo que tenemos que remediar cuanto antes.

Causas de la descomposición

Más frecuentes en verano porque los alimentos se descomponen rápidamente, las diarreas son causadas por una intoxicación alimentaria en la mayoría de los casos. También es frecuente la llamada diarrea del viajero. Pero las causas son muy variadas. La diarrea puede aparecer debido a algún virus, al uso de algunos medicamentos, al exceso de alcohol, a una infección parasitaria, a una intolerancia a la lactosa, incluso al nerviosismo en situaciones de estrés.

En cualquier caso se trata de un aviso de nuestro cuerpo de que algo no le está sentando bien y lo combate mediante la diarrea. Es importante advertir que si la diarrea es excesiva y dura más de tres días es el momento de acudir al médico, porque también puede ser un aviso de una enfermedad oculta. Y si va acompañada de vómitos, probablemente se trate de una infección gastrointestinal en cuyo caso habrá que vigilar la cantidad y frecuencia de las evacuaciones para decidir si se necesita atención médica.

Remedios para la descomposición

No existe una forma concreta de prevenir la aparición de diarreas, pero extremando la higiene alimentaria puede reducirse su frecuencia. Ingerir agua embotellada frente a la del grifo, no consumir alimentos de puestos callejeros, y lavarse frecuentemente las manos, especialmente antes de comer son pautas fundamentales para evitar cualquier infección gastrointestinal.

Y si la diarrea ya ha hecho su aparición, la sabiduría popular pone a nuestra disposición un amplio abanico de remedios caseros para combatirla. El más utilizado es el suero casero para recuperar el líquido perdido, que consiste en agua, zumo de limón, una pizca de bicarbonato, sal y azúcar. Y la manzana rallada es una buena opción cuando tengamos apetito.También es muy efectivo hervir una rama de canela y tomarse la infusión resultante, así como el agua de la cocción del arroz.

Tras un episodio de diarrea no conviene retomar la alimentación habitual inmediatamente y hay que evitar los productos lácteos hasta estar completamente recuperados. Otros alimentos a evitar son la fruta y la verdura, siendo especialmente dañino el zumo de naranja. Los productos de origen animal y los frutos secos no benefician en absoluto en la recuperación tras un episodio de diarrea, y mucho menos la bollería. 

Lo ideal es empezar con arroz, purés de manzana, zanahoria y patata cocida. Según se vaya notando mejoría, se pueden incorporar a la dieta alimentos blandos del tipo de pollo cocido y pescado blanco hervido. Y es fundamental hidratarse en todo momento, por lo que la ingesta de abundante agua será fundamental en nuestra recuperación.

Laura Sánchez  •  martes, 4 de septiembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x