Que una enfermedad no arruine tus vacaciones: viaja sin riesgos

Prevenciones para que una infección no arruine tus vacaciones

Buscamos unas vacaciones de ensueño, que nos alejen de la rutina y los problemas cotidianos, y cada vez más, elegimos destinos exóticos que nos hagan disfrutar de una experiencia inolvidable. Pero a veces el viaje nos juega una mala pasada. Infecciones o enfermedades para las que no estamos preparados pueden llevarnos a pasar una larga temporada de visitas médicas. Te damos las claves para protegerte y disfrutar al máximo de tus vacaciones.

Destinos exóticos

Los viajes a destinos exóticos o tropicales aportan una experiencia vital impagable, pero hay que tener cuidado porque exponemos nuestro cuerpo a enfermedades infecciosas para las que nuestro organismo no está preparado. Enfermedades como la malaria, el paludismo, el dengue o la fiebre amarilla pueden arruinar no sólo unas vacaciones, sino también una larga temporada de recuperación tras la vuelta a casa.

Por eso es importante la prevención. Es importante informarse antes de iniciar el viaje sobre las condiciones del destino, los posibles riesgos y las enfermedades que se puedan contraer. En caso necesario, habrá que recibir las vacunas requeridas o tomar medicamentos preventivos. Y hay  que tener especial cuidado si los viajeros son personas mayores o tienen una enfermedad crónica.

Enfermedades en vacaciones

Pero no hace falta marcharse a un destino exótico para sufrir determinadas enfermedades típicas de los turistas. Hay infecciones que en verano proliferan en los destinos turísticos, incluidos los más cercanos.

La enfermedad más común es la diarrea del turista, así como cualquier otra enfermedad gastrointestinal. El cambio de hábitos alimenticios y de horarios puede hacer que nuestro organismo reaccione mal. También influye el calor, que descompone los alimentos más fácilmente provocando intoxicaciones. Para prevenir la aparición de diarreas es importante beber siempre agua embotellada y cuidar la higiene de los alimentos que se consumen. Pero como no siempre es posible, si la diarrea aparece, es fundamental ingerir abundante líquido para evitar la deshidratación.

Otra de las enfermedades más comunes en vacaciones es la insolación, que puede presentar diferentes grados de peligro. Enrojecimiento de la piel, ampollas, incluso mareos, son algunos de los síntomas de una insolación. Para prevenirla es necesario aplicar una crema con un alto índice de protección solar de forma continuada. También es importante cubrirse la cabeza y beber abundante líquido para  mantener la hidratación, y sobre todo, evitar la exposición al sol en las horas de más calor.

Algunas recomendaciones

Es habitual que en vacaciones relajemos nuestras costumbres y nos concedamos algunos excesos que en el día a día no podemos permitirnos por falta de tiempo. En algunos casos, la necesidad de desconectar y de vivir unas vacaciones apasionantes hace que olvidemos algunas de las precauciones básicas para evitar posibles enfermedades. Te damos algunas recomendaciones para que puedas disfrutar de unas vacaciones más seguras y saludables.

-    Conviene extremar la higiene en cualquier lugar, lavarse las manos con frecuencia y evitar los alimentos frescos y los vendedores callejeros.
-    Es más seguro darse un baño en el mar que en algunos ríos o lagos, que pueden ser un foco de enfermedades parasitarias.
-    Practicar sexo seguro se hace fundamental ante el aumento de enfermedades de transmisión sexual en los períodos vacacionales.
-    Contratar un seguro médico que pueda responder ante una emergencia.

Disfruta de tus vacaciones a tope y no permitas que una imprudencia te arruine la vuelta.

Laura Sánchez  •  martes, 3 de julio de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

DF Videos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x